Acusan a un ruso residente en Hong Kong de contrabandear microelectrónica militar americana a Rusia

0 54

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos acusó a un ruso residente en Hong Kong de introducir en Rusia microelectrónica de uso militar de fabricación estadounidense. El hombre se enfrenta a múltiples cargos, entre ellos conspiración para defraudar al gobierno estadounidense, contrabando, fraude en las telecomunicaciones, blanqueo de dinero y cuatro cargos de conspiración. Actualmente se encuentra detenido en Estados Unidos.

El ruso detenido, Maxim Marchenko, de 51 años, operaba al parecer varias empresas ficticias en Hong Kong, entre ellas Alice Components Co. Ltd. (Alice Components), Neway (Alice Components), Neway Technologies Limited (Neway) y RG Solutions Limited (RG Solutions). Colaboró con otros dos hombres rusos para dirigir una red de adquisición ilegal en Rusia, Hong Kong y otros lugares. Pagaron a distribuidores estadounidenses para ocultar el origen de los fondos y adquirieron numerosas micropantallas OLED. Entre mayo de 2022 y agosto de 2023, las empresas ficticias implicadas canalizaron más de 1,6 millones de dólares a Estados Unidos para actividades de adquisición ilegal.

Según los fiscales federales de Manhattan, las micropantallas OLED se pueden utilizar en visores, gafas de visión nocturna, imágenes térmicas y otros sistemas de armas. Los fiscales alegan que Marchenko y sus socios afirmaron falsamente que los productos tecnológicos que compraron estaban destinados a China y Hong Kong para investigación médica, pero en última instancia estaban destinados a Rusia.

Uno de los co-conspiradores (CC-1) es identificado como director de la empresa rusa “NPC Topaz” y está subordinado a otro co-conspirador (CC-2), que es accionista de otra empresa rusa de fabricación electrónica, “NPC Granat.” “NPC Granat” fue añadida a la lista negra del Departamento de Comercio de Estados Unidos en 2016 debido a su implicación con el negocio ruso relacionado con armas.

La acusación afirma que CC-2 organizó que empresas rusas transfirieran fondos a las empresas fantasma de Marchenko en Hong Kong, que Marchenko luego utilizó para comprar micropantallas y otros productos en los Estados Unidos. La acusación también menciona que CC-1 envió en una ocasión un correo electrónico a una empresa en el que afirmaba que los micropantallas adquiridas se utilizarían con fines médicos y afirmaba que el usuario final de estos productos era la Comisión Nacional de Salud del Partido Comunista Chino (PCCh).

La acusación revela además que el 29 de junio de 2022, Marchenko informó a uno de sus cómplices que la Casa Blanca había añadido cinco empresas chinas a la lista negra de comercio justo un día antes, citando su implicación en el apoyo a la industria militar y de defensa de Rusia. El conspirador dijo entonces que debían ser aún más cautelosos. Marchenko compareció en una vista el lunes y aceptó ser detenido, pero los informes sugieren que solicitará la libertad bajo fianza.

Matthew Olsen, Fiscal General Adjunto de la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia de EE.UU., declaró que este caso demuestra el compromiso del Departamento de proteger la seguridad nacional de EE.UU. y combatir la agresión de Rusia contra Ucrania mediante la aplicación activa de las leyes de control y sanciones a la exportación. Matthew S. Axelrod, Subsecretario de Cumplimiento de las Exportaciones de la Oficina de Industria y Seguridad del Departamento de Comercio de EE.UU., añadió que el Departamento seguiría colaborando estrechamente con los organismos federales encargados de hacer cumplir la ley para combatir y desmantelar las prácticas evasivas de Rusia en relación con China y otros lugares.

Fuente: The Epoch Times en español