Caravana pro-Trump recorre el bastión demócrata de Massachusetts

0 4

Una caravana de simpatizantes del expresidente Donald Trump se extendió entre dos monumentos históricos de Estados Unidos en Boston, Massachusetts, trayendo un destello de rojo a una de las zonas más azules de Estados Unidos.

La “President Trump’s America First Get Out & Vote Caravan” comenzó a primera hora de la mañana del domingo cerca del U.S.S. Constitution, que está atracado al final de The Freedom Trail en el Charlestown Navy Yard, justo al final de la carretera desde el Bunker Hill Monument.

El barco, también conocido como “Old Ironsides”, y el obelisco de 6 metros de altura recuerdan el papel de la ciudad en la Guerra de Independencia de Estados Unidos. El grupo, que incluía a Mujeres de Massachusetts por Trump, Voces Negras de Massachusetts por Trump, Voces Judías por Trump, Latinos por Trump e Italianos por Trump, concluyó su caravana en Castle Island, en los barrios de South Boston, ricos en católicos irlandeses.

Castle Island es la fortificación militar más antigua de Estados Unidos y sirvió de contrafuerte estratégico contra los británicos durante la Guerra de la Independencia y la Guerra de 1812.

El principal organizador de la concentración, el exsheriff del condado de Bristol Tom Hodgson, que también es el director de la campaña del presidente Trump en Massachusetts, dijo a The Epoch Times que la elección de una ruta entre símbolos preciados del patriotismo estadounidense era, en parte, una muestra de apoyo al compromiso del presidente Trump de poner a Estados Unidos en primer lugar.

También fue, dijo, como un recordatorio de que Massachusetts es la “cuna de la libertad”, donde la gente se puso de pie por su país.

“En los días de la Guerra de la Independencia, no todos se subieron a los caballos, pero los que lo hicieron inspiraron a otros”, dijo Hogdson. “Eso es lo que estamos haciendo ahora”.

Chester Tam, otro de los organizadores del acto, declaró a The Epoch Times que era importante celebrar la concentración antes de las primarias del Supermartes de Massachusetts para demostrar a quienes temen votar a los republicanos en este estado aparentemente ultrademócrata que no están solos.

“Es difícil cuando apoyas a Trump y la gente te abuchea por ello”, dijo Tam, que grabó un vídeo en YouTube en el que se ve a la caravana pasar por los paisajes urbanos familiares de Boston. “Pero cuando tienes el apoyo de la gente alrededor, sabes que tienes más personas que piensan como tú y eso le da confianza a la gente”.

Dijo que el grupo solo se enfrentó a un abucheador durante las horas que duró la manifestación.

Tam y Hodgson dijeron que el objetivo principal de la manifestación es el número sin precedentes de votantes independientes en el estado, que incluye a 13,000 demócratas que se dieron de baja de su partido desde el año pasado.

En una rueda de prensa celebrada el lunes, en vísperas de las elecciones primarias del Supermartes, el Secretario de Estado de Massachusetts, William Galvin, dijo que 484,000 de los votantes registrados en el estado ya habían votado, de los cuales alrededor del 90 por ciento lo había hecho por correo y el resto había participado en la votación anticipada.

Sugirió que espera ver una oleada de apoyo al presidente Trump en las urnas. “Seguramente creo que particularmente muchos de los partidarios de Trump tienden a no querer votar por correo, que seguramente superaremos los 400,000 mañana”, dijo.

Como Massachusetts es un estado de primarias abiertas, los independientes pueden decidir en las urnas en qué primarias del partido quieren participar.

Hodgson dijo que espera que el tema de la inmigración ilegal sea el que más influya en el bando que elijan los independientes del estado en las urnas.

Una figura nacional en el llamado a la reforma fronteriza, Hodgson fue noticia cuando hizo la controvertida propuesta de usar prisioneros para terminar de construir el muro fronterizo del presidente Trump durante su primera candidatura a la presidencia.

“Creo que hay muchos demócratas moderados en el estado de Massachusetts que están hartos”, dijo.

Una encuesta reciente de la Universidad de Suffolk mostró que los residentes del Estado de la Bahía están divididos casi por igual en la controversia sobre la inmigración ilegal que ha sacudido a Massachusetts durante la administración de la gobernadora Maura Healey.

Healey demostró su atractivo para los votantes de este estado liberal al convertirse en la primera mujer abiertamente lesbiana elegida gobernadora en Estados Unidos. En su aplastante victoria, derrotó al aspirante republicano, Geoff Diehl, por un margen de casi dos a uno.

Pero el atractivo de su administración se ha visto empañado por su insistencia en que la ley estatal sobre el derecho a la vivienda se aplique también a los inmigrantes ilegales. Ha alojado a más de 7500 de ellos en Boston, con un coste de USD cientos de millones.

Además de los problemas de costes, ha sido acusada de dar prioridad a las necesidades de los inmigrantes ilegales, por encima de la seguridad de los ciudadanos, al alojarlos en una terminal del aeropuerto de Logan, origen de dos vuelos implicados en los atentados del 11 de septiembre. También se ha enfrentado a acusaciones de desatender a los veteranos sin hogar visibles en toda la ciudad desde hace décadas, mientras establecía rápidamente albergues nocturnos para no ciudadanos estadounidenses.

Otra polémica sobre inmigración en Massachusetts surgió cuando el Estado asignó a otras personas habitaciones de hotel, reservadas desde hacía tiempo a miembros retirados y en activo de las fuerzas armadas que asistían al emblemático partido anual de fútbol Army-Navy. El partido se jugaba por primera vez en el Gillette Stadium, el campo de los New England Patriots.

La polémica volvió a surgir en enero, cuando Healey reconvirtió con decisión un popular centro recreativo comunitario del histórico barrio negro de Roxbury, en Boston, en otro refugio para inmigrantes ilegales.

Fuente: Agencias