Cohete comercial que intentaba poner satélite en órbita explota instantes después de despegar en Japón

0 6

Un cohete comercial que intentaba poner en órbita un satélite fue hecho explotar intencionadamente poco después de despegar, el miércoles por la mañana en el centro de Japón, a raíz de un problema que aún se está investigando.

Space One pretendía ser el primer éxito del sector privado japonés al poner un satélite en órbita.

Un video difundido por Internet mostraba cómo el cohete Kairos despegaba en una zona montañosa llena de árboles y explotaba cinco segundos después. Una enorme columna de humo envolvió la zona, y en algunos puntos surgieron llamas. Chorros de agua intentaban apagar las llamas.

Las imágenes en vivo de la cadena pública NHK mostraban escombros esparcidos por el cielo y más tarde se veían trozos carbonizados esparcidos por el suelo.

No hubo heridos y el incendio quedó controlado, según el departamento de bomberos de la ciudad de Kushimoto, en la prefectura de Wakayama.

El lanzamiento se detuvo cinco segundos después del despegue, pero el problema que detectó el sistema automatizado del cohete no estaba claro y seguía investigándose, según Space One.

Ocurrió durante el paso dos del lanzamiento, siendo el primer paso el despegue, y todas las piezas del cohete aterrizaron en la propiedad de Space One, dijo la empresa.

“Nos tomamos lo ocurrido de forma positiva y seguimos preparados para afrontar el próximo reto”, declaró a la prensa el presidente Masakazu Toyoda.

Se suponía que el cohete iba a poner en órbita alrededor de la Tierra un satélite fabricado por el gobierno para recopilar información diversa, incluida la vigilancia de los posibles peligros de los lanzamientos de cohetes de la vecina Corea del Norte.

Pero uno de sus principales objetivos era que Japón se pusiera al día, ya que los lanzamientos de cohetes en este país han quedado rezagados respecto a los de Estados Unidos y China. El lanzamiento se ha retrasado varias veces.

El Sr. Toyoda y otros funcionarios subrayaron que los viajes espaciales sólo tienen éxito tras múltiples fracasos. Incluso se negó a calificar de fracaso el lanzamiento abortado, y declinó revelar los costes o cuándo podría concluir la investigación.

Space One, con sede en Tokio, se creó en 2018, con inversiones de importantes empresas japonesas, como Canon Electronics, IHI, Shimizu y grandes bancos. Espera poder ofrecer con el tiempo servicios y viajes espaciales.

El principal esfuerzo de exploración espacial de Japón ha sido dirigido por el gobierno a través de JAXA, la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial, que ha desarrollado varios cohetes, enviado una nave espacial a la Luna y traído muestras de asteroides para su investigación.

Las empresas japonesas aspiran a participar en mayor medida en el creciente negocio espacial mundial, como demuestran empresas extranjeras como Space X, de Elon Musk.

Fuente: Agencias