Correos revelan que la administración Biden presionó a Amazon para censurar libros sobre COVID-19

0 8

Altos cargos de la administración del presidente Joe Biden presionaron a Amazon para que censurara algunos libros sobre COVID-19, de acuerdo a los correos electrónicos recientemente revelados.

“¿Con quién podemos hablar sobre los altos niveles de propaganda e información errónea y desinformación de [sic] Amazon?”, le escribió Andrew Slavitt, asesor principal sobre la respuesta al COVID de la Casa Blanca, a Amazon el 2 de marzo de 2021, según la serie de cartas.

El Sr. Slavitt dijo en otro mensaje que los funcionarios habían buscado en Amazon “vacunas”.

“Yo vi lo que aparece. No he mirado más allá de eso, pero si eso es lo que hay en la superficie, es preocupante”, escribió el asesor.

Zach Butterworth, otro funcionario de la Casa Blanca, le dijo a Amazon que buscó “vacuna” en Amazon y encontró un determinado libro, que adjuntó, como primer resultado.

“Cuando hago clic en la página del producto no veo ninguna advertencia de los CDC”, añadió el Sr. Butterworth. Los CDC son los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Ese mismo día, correos electrónicos internos de Amazon muestran que la empresa optó por no llevar a cabo una “intervención manual” en respuesta a las preocupaciones de la Casa Blanca porque sería “demasiado visible” y “complicaría aún más la narrativa Harry/Sally”.

Amazon retiró el libro de Ryan T. Anderson, “When Harry Became Sally: Responding to the Transgender Moment (Cuando Harry se transformó en Sally: Respondiendo al Momento Transgénero)” apenas unas semanas antes, provocando una avalancha de historias negativas, porque “enmarcaba la identidad LGBTQ+ como una enfermedad mental”.

El empleado de Amazon dijo que había pedido a los empleados de la empresa que colocaran en más páginas un recuadro que dirigiera a la gente al sitio web de los CDC. El funcionario dijo que los funcionarios estaban considerando la posibilidad de etiquetar el contenido con etiquetas, como Facebook y Twitter hacen, pero no quería revelar esa consideración a la Casa Blanca “para evitar el encajonamiento.”

Otro correo electrónico interno explicaba que Amazon no abordaba específicamente el contenido sobre vacunas en sus directrices y que Amazon, como minorista, “proporciona a nuestros clientes acceso a una variedad de puntos de vista, incluidos libros que algunos clientes pueden encontrar objetables”.

Funcionarios de la Casa Blanca se reunieron posteriormente con empleados de Amazon, aunque no está claro qué se discutió en la reunión.

Entre las preguntas que la Casa Blanca presentó antes de la reunión figuraba una línea de las directrices de Amazon que decía: “No permitimos contenido descriptivo destinado a engañar a los clientes”.

“¿No incluye esta línea de su política la difusión de información engañosa sobre la vacunación?”, preguntó la Casa Blanca, según uno de los correos electrónicos.

Amazon también estaba dispuesta a preguntar si la administración Biden estaba pidiendo a la empresa que eliminara los libros o si estaba más preocupada por el orden de las listas en los resultados de búsqueda.

El mismo día en que se programó la reunión entre Amazon y la Casa Blanca, según un correo electrónico de Amazon, la compañía habilitó una iniciativa de “No promover” para los “libros anti-vacunas cuyo objetivo principal es persuadir a los lectores de que las vacunas no son seguras o ineficaces”.

Una revisión a nueve títulos resultó en la eliminación de uno porque violaba la política sobre COVID-19 de la compañía, según el correo electrónico.

Amazon no respondió a las preguntas enviadas por correo electrónico, incluido qué libro eliminó.

Después de la reunión, los funcionarios de Amazon dijeron que habían estado examinando más de cerca los libros “relacionados con la información errónea sobre las vacunas” y “debatiendo medidas adicionales que Amazon podría querer tomar para reducir la visibilidad de esos títulos”.

Un integrante del personal escribió que los empleados estaban “sintiendo presión de la Casa Blanca” sobre el asunto.

Los correos electrónicos fueron publicados por el Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

“Amazon cedió ante la presión de la Casa Blanca de Biden para censurar el discurso”, dijo el representante Jim Jordan (R-Ohio), presidente del panel, en una declaración.

La Casa Blanca no respondió a una solicitud de comentarios.

Censura

Los correos fueron divulgados horas antes de que el Subcomité Selecto contra la Instrumentalización del Gobierno Federal, del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, acordara una audiencia sobre cómo se ha convertido al gobierno federal en un ente instrumentalizado.

“La audiencia examinará la amenaza a la Primera enmienda que representa la inteligencia artificial y el papel del gobierno federal en la financiación del desarrollo de herramientas de censura y propaganda impulsadas por la IA, que pueden ser utilizadas por los gobiernos y las grandes empresas de tecnología para monitorear y censurar el discurso a escala”, afirmó el subcomité.

Entre los testigos se encuentran el periodista Lee Fang y Greg Lukianoff, presidente y director ejecutivo de la Fundación para los Derechos y la Expresión Individuales.

Documentos previamente descubiertos por legisladores y otros de una demanda contra el gobierno federal han demostrado que el gobierno durante las administraciones de Trump y Biden presionó a Facebook, Twitter y otras empresas para que tomaran medidas contra la supuesta información errónea. Las agencias gubernamentales que aplicaron la presión incluyeron a los CDC.

Las cortes han determinado que las medidas probablemente violaron la Constitución de Estados Unidos e impidieron que el gobierno presionara a las empresas para que censuraran el contenido.

Los demandantes, a continuación, “han presentado evidencia de un esfuerzo masivo por parte de los acusados, desde la Casa Blanca hasta las agencias federales, para suprimir el discurso basado en su contenido”, escribió el juez de distrito estadounidense Terry Doughty, designado por el presidente Joe Biden, en una de las sentencias.

La Corte Suprema de Estados Unidos, posteriormente suspendió la orden judicial.

La corte superior del país examinará el caso el 18 de marzo.

Fuente: The Epoch Times en español