Murcia

El dulce típico murciano «paparajote» entra en la actualización de la R.A.E.

Arturo Pérez-Reverte ha sido el impulsor de este nuevo término

El buñuelo de masa frita sobre hoja de limonero o «paparajote» ha entrado en la actualización 2021 del diccionario de la lengua de la Real Academia Española (R.A.E.) junto a otras 3.835 definiciones, muchas de ellas sobre la reciente digitalización de la sociedad.

En concreto, la definición aprobada para «paparajote» es la de un «dulce frito, típico de la región española de Murcia, que se prepara rebozando una hoja de limonero en una masa, generalmente de harina, leche y huevo, y se sirve espolvoreado con azúcar y canela».

El escritor cartagenero y académico Arturo Pérez-Reverte ha sido el impulsor de este nuevo término en el diccionario, que ya anunció en marzo de 2016 cuando la comisión de Ciencias Humanas de la RAE había aceptado «paparajote» para el proceso de entrada, para lo que necesitó cinco años más hasta que fue refrendado por el pleno.

En la enciclopedia libre editada de manera colaborativa Wikipedia ya recoge también esta definición de paparajote que incluye además una breve historia que recuerda que fue un postre introducido por los árabes en Murcia y que se elaboraba en casas labriegas después de cada comida, acompañándolo con café de puchero o café de olla (agua de cebada), cocinado todo con leña.

El «vocabulario huertano» de 1919

El «vocabulario huertano» de 1919 ya recogía el término como «fruta de sartén compuesta de harina, leche, azúcar y huevo» que también denominaba «pataleta», mientras que en Totana existe un plato denominado «paparajotes totaneros» que mezcla garbanzos cocidos con bacalao, huevo, ajo y perejil.

En la página web egmurcia.com se advierte que se trata de un postre «genuino» de la Región por el que los murcianos sienten un especial cariño hasta el punto de que es un emblema de la repostería y la sencillez en su elaboración, un argumento más en su favor, junto a ingredientes saludables y de bajo precio, presentando un aspecto rústico propio del medio en que nació, compensado con su sabor y jugoso tacto al paladar.

Se da la circunstancia que cuando un murciano invita a comer a un forastero a un ventorrillo suele olvidarse de comentar que el postre incluye una hoja de limonero porque la gracia es observar siempre cómo muerde la hoja en la creencia que es parte consumible del postre, cuando simplemente se trata de dar un sabor especial que es el que le da la verdadera personalidad.

Fuente: Agencias

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
ut porta. accumsan dolor. eleifend Donec