El Papa recibe a una amplia representación de la UCAM encabezada por su presidenta

0 12

«Sigan trabajando desde el corazón de la Iglesia para llevar a Jesucristo a cada hombre que se acerca a sus aulas, a sus vidas, para formar personas capaces de acoger a Dios y de testimoniarlo en cualquier ambiente, construyendo una sociedad fraterna en donde la Iglesia se perciba en el buen hacer de sus miembros». Con estas palabras, el Papa Francisco ha saludado a la representación de la UCAM que ha asistido hoy a una audiencia privada con el Santo Padre.

El Consejo de Gobierno de la UCAM y la familia Mendoza, encabezados por María Dolores García, presidenta de la Universidad Católica de Murcia, han sido recibidos por el Papa, que ha recordado la figura de José Luis Mendoza, fundador de la institución docente, recordando incluso algunas de sus palabras: «Quiso dejar como legado una universidad «misionera, evangelizadora y profundamente existencial», nacida del corazón de la Iglesia e «impulsada por la fuerza del Amor de Dios»».

La presidenta de la Universidad aseguraba al término del encuentro que «ha sido muy emotivo y emocionante» y recogía el testigo del encargo de Su Santidad: «Lo haremos con mucha ilusión. El Papa nos ha animado a trabajar teniendo presente el espíritu que José Luis imprimía en el día a día para hacer llegar el mensaje de la Iglesia a todos los miembros de nuestra comunidad universitaria».

Formando parte de la delegación de la UCAM, José Manuel Lorca, obispo de la Diócesis de Cartagena, ha estado presente en la audiencia y ha resaltado que «siempre es una emoción cuando vas al encuentro del Santo Padre. Nos ha ayudado mucho a todos. El Papa se ha centrado en una valoración de lo que hace la UCAM y nos ha animado a seguir trabajando resaltando la figura de José Luis Mendoza, como un hombre de Iglesia, un hombre de Fe que se empeñó en levantar algo que venía de Dios».

Por su parte, Josefina García, rectora de la UCAM, ha subrayado que «el Papa ha dejado su poso en nosotros con su humildad y sencillez. Siempre hemos vivido la Iglesia muy próxima a nuestra institución ya que los valores del humanismo cristiano tienen que llegar a la gente joven. Son valores muy necesarios y mucho más en la sociedad en la que estamos viviendo actualmente».

El presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, también ha estado presente dada la implicación entre el COE y la UCAM por ayudar a los deportistas y por la relación fraternal que le unía a José Luis Mendoza: «Tengo la sensación de que he vivido un momento único e irrepetible al cristalizar un gran sueño de mi hermano José Luis. Este momento ha sido mágico y será difícil de olvidar por el momento y el significado del mismo».

Mensaje íntegro del Papa Francisco

Queridos amigos, Excelencia: me es grato acogerlos hoy en esta casa de Pedro, como representantes de la Universidad Católica de Murcia, con la mirada puesta en la celebración del 25 aniversario de su institución y el reciente tránsito de su fundador José Luis Mendoza Pérez. Vuestro Obispo lo definió «un hermano, un creyente, un testigo del amor de Dios, que quiso pasar haciendo el bien». Son palabras hermosas, nadie es perfecto, pero todos somos capaces de amar, y ser recordados por ello es lo que nos acerca a Dios y a su misericordia.

Don José Luis quiso dejar como legado una universidad «misionera, evangelizadora y profundamente existencial», nacida del corazón de la Iglesia e «impulsada por la fuerza del Amor de Dios». Porque todo lo que el cristiano hace, como miembro de Cristo, de esta Iglesia que es nuestra madre, debe ser misionero, evangelizador, y precisamente por ello debe estar ligado a la realidad humana, a los cuestionamientos profundos del hombre, ser existencial.

Este es hoy mi deseo para todos ustedes: que sigan trabajando desde el corazón de la Iglesia para llevar a Jesucristo a cada hombre que se acerca a sus aulas, a sus vidas, para formar personas capaces de acoger a Dios y de testimoniarlo en cualquier ambiente, construyendo una sociedad fraterna en donde la Iglesia se perciba en el buen hacer de sus miembros. ¡Gracias por lo que hacen!

Que Jesús los bendiga y la Virgen de la Piedad los cuide. Y por favor, no se olviden de rezar por mí. Muchas gracias.

Fuente: UCAM