El rey dice que «fuera de la Constitución no hay convivencia» sino «imposición» y pide evitar «el germen de la discordia»

0 22

El rey Felipe VI ha reivindicado este domingo, durante su tradicional mensaje de Navidad, la Constitución como “valor democrático de presente y futuro” fuera de la cual -ha dicho- no hay democracia, convivencia ni libertades sino “imposición” y ha pedido evitar que “el germen de la discordia se instale entre nosotros”. Además, ha hecho un llamamiento a “todas las instituciones del Estado” para que se conduzcan con “mayor responsabilidad” y procurando defender “siempre los intereses de todos los españoles”.

En su décimo discurso desde su proclamación en 2014 como rey de España, el monarca ha dedicado casi la totalidad de su intervención a ensalzar el valor de la Constitución y la unidad de España y ha dejado de lado otros asuntos de actualidad en el panorama internacional como el enfrentamiento entre Israel y Hamás o la guerra de Ucrania.

Con el fondo de las banderas de España y Europa y una foto enmarcada de la Familia Real durante la jura de la Constitución de la princesa Leonor, el rey ha asegurado que la Carta Magna es “el mejor ejemplo de la unión y convivencia entre españoles” y ha recordado que “uno de nuestros grandes activos en democracia es precisamente esa convivencia, basada en sentimientos compartidos y en la búsqueda común del bienestar y la prosperidad de todos”.

«Consensos básicos y amplios»

En un año marcado por la investidura de Pedro Sánchez con el apoyo de los partidos nacionalistas e independentistas y el inicio de los trámites para la aprobación de la ley de amnistía que beneficiará a los líderes del ‘procés’ -lo que ha agriado notablemente las relaciones entre PSOE y PP-, Felipe VI ha asegurado que “en España todo ciudadano tiene derecho a pensar, a expresarse y defender sus ideas con libertad y respeto a los demás” pero ha recordado que “la democracia también requiere unos consensos básicos y amplios sobre los principios que hemos compartido y que nos unen desde hace varias generaciones”. Una unión, ha dicho, que “debe descansar sobre todo en los valores que rigen toda convivencia democrática: la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político”.

El rey ha afirmado que la Constitución es “el mayor éxito político de nuestra historia” y que su proclamación permitió la culminación de la transición y la consolidación de “una democracia plena, abierta e integradora”, así como de un “Estado social y democrático de derecho que ha asegurado nuestra convivencia y nos ha permitido superar diversas y graves crisis en los últimos años”.

Por ello, ha advertido sobre el peligro de la división entre los españoles que, en el pasado, “ha sido la causa de muchos errores en nuestra historia, que abrió heridas, fracturó afectos y distanció a las personas” y ha pedido evitar que “nunca el germen de la discordia se instale entre nosotros” ya que “no nos lo podemos permitir”.

Una alusión velada a la tensión con que se ha desarrollado este año político, especialmente a raíz del pacto del PSOE con Junts, que ha provocado protestas durante semanas ante la sede de Ferraz, o la moción de censura que dará a EH Bildu la Alcaldía de Pamplona con apoyo de los socialistas.

Fuente: Agencias