El tribunal imputa a tres mandos por la muerte de dos militares en la base cordobesa de Cerro Muriano

0 8

El tribunal militar que investiga la muerte por ahogamiento de dos militares el pasado 21 diciembre en la base de Cerro Muriano (Córdoba) ha acordado la imputación del capitán encargado de las maniobras, además de otros dos mandos, según han informado a RNE fuentes cercanas al caso.

Concretamente, el juez del Tribunal Togado Militar 21 de Sevilla, que investiga lo ocurrido tras la inhibición del Juzgado de Instrucción 4 de Córdoba, ha decidido imputar al capitán, retirado de inmediato de sus funciones por el Ministerio de Defensa tras el suceso, a un teniente y a un sargento presentes en las maniobras acuáticas.

Según las fuentes, los imputados podrían haber incurrido en un delito contra la eficacia del servicio, que se produce cuando el militar incumple sus deberes fundamentales causando «grave daño en los medios o recursos de las Fuerzas Armadas o en las personas, o riesgo para el servicio o para la seguridad de una fuerza, unidad o establecimiento de las Fuerzas Armadas».

En el auto, al que ha tenido acceso RNE, el juez instructor confirma la falta de seguridad en las maniobras en las que fallecieron los militares durante el paso de un río. Según los atestados, la cuerda de seguridad no reunía los requisitos necesarios y algunas de las mochilas que debían ayudar a flotar a los soldados no eran estancas, mientras otras tenían exceso de peso, presuntamente porque el teniente responsable ordenó que metieran en su interior una mina de 3,5 kilos de peso.

Ejercicio de entrenamiento

El soldado Carlos León Rico y el cabo Miguel Ángel Jiménez Andújar fallecieron el pasado 21 de diciembre en un ejercicio de entrenamiento durante la sexta semana de instrucción, denominado «cruce de paso de río», que comenzó a las 9.00 horas y que se realiza con equipamiento.

La Unidad de Preparación Básica de la que formaban parte los fallecidos estaba integrada por 76 soldados, 72 hombres y cuatro mujeres, al mando de un capitán y de la que son parte dos tenientes como jefes de sección, cinco instructores, entre brigadas y sargentos, y diez auxiliares, cinco cabos y soldados con experiencia en la Brigada.

Tras el suceso, el capitán responsable del ejercicio fue retirado del mando de la unidad «de forma inmediata» y «sin perjuicio del resultado de la investigación judicial que se está llevando a cabo», según informó en su momento el Ejército de Tierra.

 Robles pide que se sepa la verdad «cuanto antes»

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha insistido en que la investigación de la muerte de los militares debe llegar «hasta el final» cuando antes para que no haya sombra de dudas sobre el Ejército de Tierra. Durante una visita al Centro de Formación de Tropa número 2 y al Regimiento de Artillería de Costa número 4, en el Acuartelamiento Camposoto (Cádiz), la ministra ha mostrado su respeto por la decisión del tribunal militar que investiga los hechos y ha afirmado que «lo que digan los jueces bien hecho estará»

Robles ha reiterado su llamamiento «a todos los soldados que ese día estuvieron en esa terrible maniobra» para que cuenten sin miedo «toda la verdad», para que el juez pueda esclarecer los hechos y fijar las responsabilidades. En su opinión, decir la verdad es el «mejor homenaje» que pueden hacer los compañeros a los dos militares fallecidos.

«Que nadie se calle nada», ha reiterado la ministra, para quien también es «muy importante» que «cuanto antes» el juez determine las responsabilidades «porque no puede haber la más mínima sombra de duda sobre el Ejército de Tierra en su conjunto», integrado por «hombres y mujeres, magníficos profesionales que se merecen que cuanto antes se esclarezcan los hechos».

Robles ha afirmado que el Ministerio de Defensa «asumirá totalmente» la responsabilidad civil subsidiaria si así lo piden los jueces. Sobre el hecho de que la jurisdicción civil haya derivado a la militar la instrucción de la investigación, la ministra ha destacado que tanto una como la otra son «independientes» y aplican la ley. «Como juez, lo primero y más importante (para mi) es respetar las decisiones judiciales», ha concluido.

Fuente: Agencias