Israel toma vital cruce de Rafah en Gaza, EE.UU. dice que no es la invasión que muchos temen

0 4

Las tropas israelíes tomaron el control del vital cruce fronterizo de Rafah en Gaza el martes en lo que la Casa Blanca describió como una operación limitada, mientras aumentan los temores de una invasión a gran escala de la ciudad sureña. Y las conversaciones con los terroristas de Hamás sobre un alto al fuego y la liberación de rehenes permanecen en la cuerda floja.

La ONU advirtió sobre un posible colapso del flujo de ayuda a los palestinos por el cierre del cruce de Rafah desde Egipto y del otro cruce principal hacia Gaza, Kerem Shalom, desde Israel, en un momento en que funcionarios de la ONU dicen que el norte de Gaza está experimentando una «hambruna en toda regla».

La incursión israelí de la noche a la mañana ocurrió después de horas de tensiones en la guerra entre Israel y Hamás, que dura ya siete meses, y de que el grupo terrorista dijera el lunes que aceptó una propuesta de alto al fuego que Israel insistía en que no cumplía con sus propias demandas fundamentales.

Las medidas diplomáticas de alto riesgo y la arriesgada política militar dejaron vivo un rayo de esperanza de que se llegara a un acuerdo que provocara al menos una pausa en la guerra, que ha matado a más de 34,700 palestinos, según funcionarios de salud locales, y ha devastado la Franja de Gaza.

Los cruces de Rafah y Kerem Shalom son puntos de entrada cruciales para alimentos, medicinas y otros suministros para los 2.3 millones de habitantes de Gaza. Han permanecido cerrados al menos durante los últimos dos días, aunque el cruce más pequeño de Erez, entre Israel y el norte de Gaza, sigue funcionando.

Al capturar el paso fronterizo de Rafah, Israel obtuvo control total sobre la entrada y salida de personas y bienes por primera vez desde que retiró a soldados y colonos de Gaza en 2005, aunque ha mantenido durante mucho tiempo un bloqueo del enclave costero en cooperación con Egipto.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, calificó la captura del cruce como un «paso importante» hacia el desmantelamiento de las capacidades militares y de control de Hamás, y el ministro de Defensa, Yoav Gallant, dijo que Israel «profundizaría» la operación de Rafah si fracasaban las conversaciones sobre el acuerdo de rehenes.

Osama Hamdan, un líder de Hamás con base en Beirut, dijo que el grupo terrorista no respondería a presiones o amenazas militares y no aceptaría ninguna «fuerza de ocupación» en el cruce de Rafah.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, dijo que la operación en la frontera entre Gaza y Egipto en el este de Rafah no era una invasión israelí total de la ciudad de la que el presidente Joe Biden ha advertido reiteradamente por motivos humanitarios. Kirby dijo que Israel la describió como «una operación de escala y duración limitadas» destinada a cortar el tráfico de armas de Hamás.

Kirby también se mostró optimista sobre las negociaciones, afirmando que Israel y Hamás «deberían ser capaces de cerrar las brechas que quedan» para completar un acuerdo. Dijo que el jefe de la CIA, William Burns, asistirá a nuevas conversaciones en El Cairo con representantes de Israel, Egipto y Catar. Hamás también envió una delegación a El Cairo, que se reunirá por separado con los mediadores árabes.

«Todos se están sentando a la mesa», dijo Kirby.

Los combates obligaron a evacuar el hospital Abu Youssef al-Najjar, uno de los principales centros médicos que reciben a los heridos en los ataques aéreos sobre Rafah en las últimas semanas. No estuvo claro de inmediato cuántos pacientes fueron trasladados a otras instalaciones.

La inminente operación amenaza con ampliar la brecha entre Israel y su principal aliado, Estados Unidos, que dice estar preocupado por el destino de alrededor de 1.3 millones de palestinos hacinados en Rafah, la mayoría de los cuales huyeron de los combates a otros lugares.

El presidente Biden advirtió nuevamente a Netanyahu el lunes sobre el lanzamiento de una invasión a la ciudad después de que Israel ordenara a 100,000 palestinos evacuar partes de Rafah.

La Brigada 401 de Israel tomó el «control operativo» del lado de Gaza del cruce de Rafah a primera hora del martes, dijo el ejército. Imágenes militares mostraron banderas israelíes ondeando desde tanques en la zona. También dijo que tropas y ataques aéreos apuntaron a posiciones sospechosas de Hamás en Rafah.

El ejército afirmó que tenía información de que el cruce estaba «siendo utilizado con fines terroristas», aunque no proporcionó pruebas de inmediato. Dijo que terroristas de Hamás cerca del cruce lanzaron un ataque con mortero que mató a cuatro soldados israelíes cerca de Kerem Shalom el domingo y que el martes se dispararon más morteros y cohetes desde la zona.

Las autoridades israelíes negaron el martes a la oficina de asuntos humanitarios de la ONU el acceso al cruce de Rafah, dijo su portavoz, Jens Laerke. Todo el combustible para los camiones de ayuda y los generadores llega a través de Rafah, y Laerke dijo que había una «muy, muy corta reserva de combustible de aproximadamente un día».

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Egipto condenó la toma del cruce de Rafah y la calificó de «una intensificación peligrosa».

Anteriormente había advertido que cualquier ocupación de Rafah –que se supone es parte de una zona fronteriza desmilitarizada– o un ataque que obligue a los palestinos a huir a Egipto pondría en peligro el tratado de paz de 1979 con Israel, que ha sido un eje para la seguridad regional.

Netanyahu ha dicho que una ofensiva para tomar Rafah –que Israel considera el último gran bastión de Hamás en Gaza– es crucial para destruir a los terroristas de Hamás tras su ataque de octubre contra el sur de Israel que desencadenó la guerra. Hamás y otros terroristas mataron a unas 1200 personas, en su mayoría civiles, y tomaron alrededor de 250 rehenes.

Estados Unidos, Egipto y Catar han pasado meses tratando de negociar un acuerdo de alto al fuego y la liberación de unos 100 rehenes y los restos de otros 30 que aún están en poder de Hamás, que insiste en que no los liberará a menos que Israel ponga fin a la guerra y se retire de Gaza.

Netanyahu y otros altos funcionarios han rechazado públicamente esas demandas, diciendo que planean lanzar la ofensiva tras la liberación de rehenes y continuar hasta que Hamás sea destruido. Por ahora, los rehenes sirven como la moneda de cambio más fuerte de Hamás y como posibles escudos humanos para sus líderes.

Según una copia difundida por Hamás, la propuesta describe una liberación gradual de rehenes junto con una retirada gradual de las tropas israelíes de Gaza y terminar con una «calma sostenible», definida como un «cese permanente de operaciones militares y hostiles».

Fuente: Agencias