Localizan con vida a Obispo Emérito de Chilpancingo-Chilapa tras desaparición

0 5

Las autoridades mexicanas localizaron el lunes con vida al Monseñor Salvador Rangel Mendoza, Obispo Emérito de la Diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Guerrero, luego de haber sido reportado el fin de semana como desaparecido.

Rangel Mendoza fue localizado este 29 de abril en el Hospital General «Dr. José G. Torres» de la Ciudad de Cuernavaca, Morelos, según dio a conocer la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), en un comunicado.

Esta mañana, durante la rueda de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador, la titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, dijo que el obispo desapareció desde el viernes 26 de abril.

«Por fortuna está con bien y se va a investigar a fondo todos y cada uno de los sucesos», aseguró, y explicó que no puede dar detalles sobre las causas de la desaparición.

«No habrá impunidad en este caso», remarcó.

Sin embargo, el fiscal de Morelos, Uriel Carmona, dijo que hasta el momento las investigaciones arrojan que el obispo habría sido víctima de un secuestro exprés.

El Obispo Rangel Mendoza ya había denunciado amenazas de muerte en su contra, durante una entrevista con la periodista Azucena Uresti, el pasado mes de marzo.

«Estoy amenazado, y le voy a decir, hasta sentenciado a muerte por yo no sé si por el gobierno o [por] estos capos», aseguró.

Al menos 4 obispos católicos mexicanos se reunieron el pasado mes de febrero con jefes de cárteles mexicanos de la droga en un intento por negociar un posible acuerdo de paz.

Rangel Mendoza dijo a The Associated Pres que fue informado de las conversaciones por personas que estaban allí.

No dijo qué cárteles asistieron, pero al menos una docena de bandas de este tipo luchan por el control de diversas regiones del estado de Guerrero, en la costa del Pacífico, donde se encuentra el complejo turístico de Acapulco.

Rangel confirmó que las conversaciones fracasaron porque las bandas «no querían ceder nada».

Sin embargo, él defendió las conversaciones. Cuando era obispo, ya había hablado abiertamente de reunirse con los líderes de las bandas para buscar la paz. «Creo que cualquier intento de lograr la paz y la armonía es válido», dijo.

Fuente: Agencias