Meteorólogos y científicos explican por qué “no hay emergencia climática”

0 120

No hay ninguna emergencia climática. Y el mensaje alarmista impulsado por las élites mundiales es puramente político. Eso es lo que afirmaron 1609 científicos y profesionales informados cuando firmaron la “Declaración Mundial sobre el Clima” del Global Climate Intelligence Group.

“La ciencia climática debería ser menos política, mientras que las políticas climáticas deberían ser más científicas”, comienza la declaración. “Los científicos deberían abordar abiertamente las incertidumbres y exageraciones en sus predicciones sobre el calentamiento global, mientras que los políticos deberían contar sin apasionamientos los costes reales así como los beneficios imaginarios de sus medidas políticas”.

El grupo es un “guardián del clima” independiente fundado en 2019 por el profesor emérito de geofísica Guus Berkhout y el periodista científico Marcel Crok. Según el sitio web del grupo, su objetivo es “generar conocimiento y comprensión de las causas y efectos del cambio climático, así como de los efectos de la política climática”. Y lo hace examinando objetivamente los hechos y participando en investigaciones científicas sobre el cambio climático y la política climática.

Entre los firmantes de la declaración hay premios Nobel, físicos teóricos, meteorólogos, profesores y científicos medioambientales de todo el mundo. Y cuando The Epoch Times preguntó a algunos por qué habían firmado la declaración que afirma que la “emergencia climática” es una farsa, todos afirmaron una variante de “porque es verdad”.

“He firmado la declaración porque creo que el clima ya no se estudia científicamente. Más bien se ha convertido en un elemento de fe”, declaró a The Epoch Times Haym Benaroya, distinguido profesor de ingeniería mecánica y aeroespacial de la Universidad de Rutgers.

“La Tierra se ha calentado unos 2 grados Fahrenheit desde el final de la Pequeña Edad de Hielo, hacia 1850, pero eso difícilmente constituye una emergencia —o incluso una crisis— ya que el planeta ha sido más caliente aún durante los últimos milenios”, declaró a The Epoch Times Ralph Alexander, físico jubilado y autor del sitio web “Science Under Attack”.

“Hay muchas pruebas de que las temperaturas promedio fueron más altas durante el llamado Periodo Cálido Medieval (centrado en torno al año 1000), el Periodo Cálido Romano (cuando se cultivaban uvas y cítricos en la ahora mucho más fría Gran Bretaña) y a principios del Holoceno (después de que terminara la última Edad de Hielo regular)”.

La emergencia climática es “ficción”, dijo sin duda.

La “emergencia climática”
Las actividades humanas y los gases de efecto invernadero resultantes son la causa del calentamiento global, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés). Concretamente, el IPCC afirma que en 1750 las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono (CO2) eran de 280 partes por millón (ppm), y hoy las concentraciones atmosféricas de CO2 son de 420 ppm, lo que afecta a la temperatura.

El IPCC es el organismo de la ONU encargado de evaluar la “ciencia relacionada con el cambio climático”. Fue creado en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial y el Programa de Medio Ambiente de la ONU para ayudar a los responsables políticos a desarrollar políticas climáticas.

Edwin Berry, físico teórico y meteorólogo consultor certificado, dijo que una de las teorías centrales del IPCC es que el CO2 natural ha permanecido constante en 280 ppm desde 1750 y que el CO2 humano es responsable del aumento de 140 ppm.

Esta teoría del IPCC hace que el CO2 humano sea responsable del 33% del nivel total de CO2 actual, declaró a The Epoch Times.

Por consiguiente, para reducir las temperaturas, según el IPCC, debemos reducir el CO2 originado por los humanos; de ahí la actual presión de los legisladores y activistas climáticos para que el transporte mundial pase a ser forzosamente eléctrico, se eliminen los combustibles fósiles y, en general, se reduzcan todas las actividades que contribuyen al CO2 de origen humano.

Toda esa premisa, según el Sr. Berry, es problemática.

“La percepción pública del dióxido de carbono es que entra en la atmósfera y se queda allí”, dijo el Sr. Berry. “Creen que simplemente se acumula. Pero no es así”.

Explicó que cuando se observa el flujo de dióxido de carbono —”flujo” significa que el carbono pasa de un depósito de carbono a otro, es decir, a través de la fotosíntesis, la alimentación de las plantas, y vuelve a salir a través de la respiración— un nivel constante de 140 ppm requiere una entrada continua de 40 ppm al año de dióxido de carbono, porque, según el IPCC, el dióxido de carbono tiene un tiempo de renovación de 3.5 años (lo que significa que las moléculas de dióxido de carbono permanecen en la atmósfera unos 3 años y medio).

“Un nivel de 280 ppm es el doble de eso: 80 ppm de entrada. Ahora, estamos diciendo que la afluencia de dióxido de carbono humano es un tercio del total. Incluso los datos del IPCC dicen: ‘No, la afluencia de dióxido de carbono humano es de entre el 5% y el 7% de la afluencia total de dióxido de carbono a la atmósfera’”, afirmó.

Así pues, para compensar la falta de flujo necesario de dióxido de carbono de origen humano a la atmósfera, el IPCC afirma que, en lugar de tener un tiempo de renovación de 3.5 años, el CO2 humano permanece en la atmósfera durante cientos o incluso miles de años.

“[El IPCC está] diciendo que algo es diferente en el dióxido de carbono humano y que no puede fluir tan rápido fuera de la atmósfera como el dióxido de carbono natural”, dijo el Sr. Berry. “Pues bien, los científicos del IPCC —que han gastado, ¿qué, miles de millones de dólares?— deberían haber formulado una pregunta sencilla: ‘¿Es una molécula de dióxido de carbono humano exactamente idéntica a una molécula de dióxido de carbono natural? Y la respuesta es sí. ¡Por supuesto!”.

“Pues bien, si las moléculas de CO2 humano y natural son idénticas, sus tiempos de salida deben ser idénticos. Por tanto, toda esa idea de que está ahí durante cientos o miles de años es errónea”.

El Sr. Berry dijo que eso significa que la naturaleza —no los humanos— causó el aumento del CO2. Y, en consecuencia, los intentos humanos de disminuir el CO2 son inútiles.

“La creencia de que el CO2 humano impulsa el aumento de CO2 puede ser el mayor engaño público y el fraude más costoso de la historia”, afirmó el Sr. Berry.

Señaló que, en ciencia, el método científico dice que no se puede demostrar que una teoría sea cierta al 100% —sólo que los datos la apoyan— pero sí que se puede demostrar que es falsa. Poniendo un ejemplo, el Sr. Berry dijo que la ley de la gravedad de Sir Isaac Newton fue la teoría preeminente durante mucho tiempo, pero entonces Albert Einstein hizo una corrección que refutó la teoría de Newton.

“Volvamos al método científico: El IPCC propuso una teoría, y si podemos demostrar que es errónea, ganamos. Y yo demostré, en ese caso, que su teoría es errónea”, afirmó.

El Sr. Berry llevó su investigación un paso más allá y calculó el ciclo humano del carbono utilizando los propios datos del ciclo del carbono del IPCC.

“La predicción del mismo modelo no da que los humanos produzcan 140 ppm. Sale más cerca de 30 ppm. Lo que significa esencialmente que el IPCC está equivocado”, afirmó.

Dijo que, según los datos del IPCC, la naturaleza es responsable de unas 390 ppm de CO2, y los humanos sólo de unas 30 ppm, no de 140 ppm.

“Ahora, alguien podría preguntar: ‘Bueno, ¿son correctos los datos del IPCC? Mi respuesta es: ‘No lo sé’. Pero no tengo por qué saberlo porque el IPCC ha utilizado estos mismos datos para engañar al mundo. Quiero demostrar que su lógica es incorrecta utilizando sus datos”, afirmó.

“El IPCC no se creó como una organización científica”.

El Sr. Berry dijo que el IPCC no practica el escepticismo sobre sus teorías y, por tanto, el método científico que rige toda ciencia.

“Se crearon como una organización política para convencer específicamente al público de que el dióxido de carbono causaba problemas”, afirmó.

Cuando se le preguntó por qué se está presionando para declarar una “emergencia climática”, el Sr. Berry dijo que todo tiene que ver con el dinero y el control.

“Ésa es la única razón real para ello. No hay ninguna emergencia climática”, afirmó.

El Sr. Berry pone a disposición del público todas sus investigaciones, así como las investigaciones y la correspondencia de colegas que intentan refutar sus teorías.

Política y modelos climáticos
Al igual que el Sr. Berry, el Sr. Alexander afirma que la ciencia se ha vuelto más política que científica.

“Sencillamente, no es cierto que el clima de la Tierra esté amenazado. Esa afirmación es mucho más política que científica”, dijo.

“La ciencia se basa en pruebas observacionales, junto con la lógica, para dar sentido a las pruebas. Existen muy pocas pruebas, por no decir ninguna, de que las emisiones humanas de CO2 causen el aumento de las temperaturas. Existe una correlación entre ambos, pero la correlación no es especialmente fuerte: la Tierra se enfrió, por ejemplo, aproximadamente de 1940 a 1970, mientras que el nivel atmosférico de CO2 siguió subiendo. Los modelos climáticos por ordenador son lo único que relaciona el calentamiento global con el CO2”.

Cuando se le preguntó por qué se señalaba al CO2 como causa de la emergencia climática, el Sr. Alexander dijo que se remontaba a James Hansen, astrofísico y director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA de 1981 a 2013, y ardiente ecologista.

“Hansen desarrolló uno de los primeros modelos climáticos informáticos y empezó a hacer predicciones muy exageradas sobre el calentamiento futuro, ninguna de las cuales se ha hecho realidad”, dijo el Sr. Alexander. “Esto incluyó el testimonio que dio en una audiencia del Senado en 1986, testimonio que se considera que desencadenó la posterior narrativa del calentamiento global antropogénico”.

A pesar de que sus predicciones no se hicieron realidad, los esfuerzos del Sr. Hansen contribuyeron a la fundación del IPCC, dijo el Sr. Alexander.

“Aunque aparentemente el IPCC es un organismo científico, las conclusiones de sus científicos son frecuentemente distorsionadas y exageradas por los burócratas del gobierno y de las ONG que dominan la organización”, afirmó. “Los burócratas han desempeñado un papel fundamental en la exageración de las conclusiones científicas de los sucesivos informes del IPCC y en la escalada retórica de sus pronunciamientos oficiales. De ahí las recientes proclamas del secretario general de la ONU sobre una Tierra ‘en ebullición’”.

El 27 de julio, el secretario general António Guterres declaró: “El cambio climático está aquí. Es aterrador. Y es sólo el principio. La era del calentamiento global ha terminado; ha llegado la era de la ebullición global. El aire es irrespirable. El calor es insoportable. Y el nivel de beneficios de los combustibles fósiles y de inacción climática es inaceptable”.

El Sr. Alexander dijo que una respuesta honesta a lo que está causando el calentamiento de la Tierra es: “Simplemente no lo sabemos ahora mismo”, pero eso no significa que a los científicos les falten ideas.

“Las posibilidades de que el CO2 sea el culpable número uno son muy escasas. Sin duda, el CO2 contribuye, pero hay varios ciclos naturales que muy probablemente también lo hacen”, dijo. “Entre ellos están la variabilidad solar y los ciclos oceánicos, ambos ignorados en los modelos climáticos —porque no sabemos cómo incorporarlos— o mal representados. Aunque los activistas climáticos te digan lo contrario, la ciencia del clima está aún en pañales, y hay muchas cosas que todavía no comprendemos sobre nuestro clima”.

Dijo que un ejemplo es un reciente trabajo de investigación que estimaba que los cambios en la producción solar podrían explicar entre el 70% y el 80% del calentamiento global. Investigaciones como ésa no tienen mucho éxito porque el IPCC está comprometido con la idea de que el CO2 humano es la causa del calentamiento global.

Como crítica adicional, el Sr. Alexander dijo que John Christy, climatólogo y profesor de ciencias atmosféricas de la Universidad de Alabama en Huntsville y director del Centro de Ciencias del Sistema Terrestre, ha demostrado claramente que los modelos climáticos exageran de dos a tres veces el calentamiento futuro a corto plazo.

Para encontrar mediciones más precisas, el Sr. Christy y Roy Spencer, climatólogo, excientífico de la NASA y ahora científico investigador principal de la Universidad de Alabama en Huntsville, desarrollaron un conjunto de datos sobre la temperatura global a partir de observaciones por satélite de microondas.

Comenzaron su proyecto en 1989, analizaron datos que se remontaban a 1979 y descubrieron que, en general, desde 1979, la temperatura de la Tierra ha aumentado de forma constante 0.23 grados Fahrenheit cada 10 años, según los datos de los satélites mundiales, dijo el Sr. Spencer en su sitio web.

En cuanto a por qué los modelos climáticos son tan inexactos, el Sr. Alexander dijo: “Las simulaciones por ordenador son tan fiables como los supuestos en los que se basa el modelo informático, y hay muchos supuestos que se incluyen en los modelos climáticos. Las suposiciones sobre procesos que no comprendemos del todo requieren aproximaciones”.

“Todas estas aproximaciones a gran y pequeña escala se incorporan al modelo en forma de parámetros numéricos ajustables, a menudo denominados ‘factores de manipulación’ por científicos e ingenieros. El famoso matemático John von Neumann dijo una vez: ‘Con cuatro parámetros [ajustables], puedo encajar un elefante, y con cinco, puedo hacer que mueva la trompa’”.

La frase del Sr. Neumann significa que la gente no debería impresionarse cuando un modelo complejo se ajusta a un conjunto de datos porque, con suficientes parámetros, se puede ajustar a cualquier conjunto de datos.

El Sr. Benaroya coincidió con la crítica del Sr. Alexander, pero profundizó en lo relativo a los modelos climáticos.

“Todas las predicciones de los modelos climáticos han sido erróneas”, dijo el Sr. Benaroya a The Epoch Times. “Es importante comprender que un modelo computacional de la atmósfera es inherentemente inexacto. Esto no es culpa de los investigadores.

“Se debe a la enorme complejidad del clima: química, mecánica de fluidos, transferencia de calor, efectos de la radiación solar, efectos de la Tierra, modelización de los océanos, que pueden contener enormes cantidades de calor, y efectos de las nubes. Ningún modelo matemático puesto en forma para ser analizado por un ordenador puede dar cuenta de todos estos efectos. Muchos de estos efectos no se comprenden totalmente. Tampoco se comprende cómo se acoplan estos efectos entre sí”.

El Sr. Benaroya dijo que, además de no comprender plenamente la complejidad del clima, los datos de que se dispone son incompletos o, en algunos casos, están manipulados para ajustarse a una narrativa.

“Ha habido varios reportes sobre la manipulación de los datos para asegurar resultados que apunten al desastre climático que se avecina”, dijo. “Todas las predicciones han sido erróneas. Quiero que la ciencia del clima sea apolítica. Las políticas deben basarse en la ciencia. En las políticas es donde entra la política, no los hechos”.

En cuanto a por qué se presiona para declarar una “emergencia climática”, el Sr. Benaroya dijo que se trata de “poder y dinero, pero también de fuerzas políticas mayores”.

“[Algunos] pueden odiar a la gran industria, al gran petróleo y a la tecnología. Puede que algunos odien a Occidente o al capitalismo. Es probable que todo ello desempeñe un papel”, afirmó.

El Sr. Alexander estuvo de acuerdo en que se trata de poder y dinero.

“Al principio, la frase clave era simplemente ‘calentamiento global’. Cuando eso despertó poco interés, a alguien se le ocurrió la ingeniosa idea de sustituirla por la frase ‘cambio climático’, que fue muy eficaz durante un tiempo, ya que el clima de la Tierra cambia constantemente independientemente de lo que haga la temperatura”, dijo.

“Luego, cuando los no creyentes empezaron a ignorar de nuevo el mensaje, el mantra se convirtió en ‘crisis climática’. Esto se convirtió en la actual ‘emergencia climática’, con la esperanza de que el término ‘emergencia’ incitara a la gente a actuar y les convenciera para apoyar la neutralidad en carbono y otras medidas”.

En cuanto a la presión de las Naciones Unidas para que la neutralidad en carbono en 2050, el Sr. Alexander dijo: “Es una completa pérdida de tiempo y recursos y puede empobrecer a muchas economías occidentales. En cualquier caso, China e India no siguen el juego, lo que hace que todo el esfuerzo carezca de sentido”.

Pobreza y salud humana
Calvin Beisner, experto en ética medioambiental y fundador y portavoz nacional de la Alianza de Cornualles para la Administración de la Creación, está de acuerdo en que la naturaleza, y no los seres humanos, causa la mayor parte del cambio climático. Afirmó que la presión para disminuir el CO2 mediante la transición de los combustibles fósiles a las energías renovables está atrapando a la gente en la pobreza extrema en todo el mundo.

“He testificado ante comités del Congreso que la cantidad de calentamiento global atribuible a la actividad humana es tan leve que tiene escasa repercusión en el bienestar humano”, declaró a The Epoch Times el Sr. Beisner, que testificó ante comités del Senado y la Cámara de Representantes de EE. UU.

“Pero el intento de reducir ese calentamiento forzando una rápida transición del carbón, el petróleo y el gas natural a la energía eólica y solar y otras fuentes de energía denominadas renovables ralentizaría, detendría o invertiría el tiempo de salida de la pobreza de la población mundial. Y la pobreza es un riesgo mucho mayor para la salud y la vida humanas que cualquier cosa relacionada con el clima”.

El Sr. Beisner explicó que cuando la gente tiene riqueza, puede prosperar en “cualquier clima, desde el Círculo Polar Ártico hasta el desierto del Sahara o la selva tropical brasileña”. Pero cuando la gente intenta sobrevivir con unos pocos dólares diarios, no puede prosperar “ni en el mejor paraíso tropical”.

Afirmó que el desarrollo económico, debido en parte a los combustibles fósiles baratos, ha permitido prosperar a la población en países como Estados Unidos, así como en Europa. Pero ahora, con el impulso de las Naciones Unidas para alcanzar la neutralidad de carbono en 2050, los países desarrollados están diciendo a los países del África Subsahariana y a partes de Asia y América Latina “que renuncien al uso de la energía abundante, asequible y fiable procedente de los combustibles fósiles, que sacó a Occidente de la pobreza, y se limiten al uso de la energía eólica y solar, difusa, cara y poco fiable, frenando así su salida de la pobreza”.

“Esto es Occidente imponiendo su ideología al resto”, dijo el Sr. Beisner. “Y es éticamente inconcebible. Es irónico que tantos ecologistas que abrazan ideologías progresistas o woke, y por tanto tienden a condenar el colonialismo del pasado, abracen ahora este movimiento neocolonial”.

Al igual que el Sr. Alexander, el Sr. Beisner señaló los datos del Sr. Christy sobre la temperatura global de la Tierra y dijo: “Hemos salido de una edad de hielo, o estamos saliendo de una pequeña edad de hielo que duró aproximadamente de 1350 a 1850”.

“Estoy de acuerdo con lo que muestran sus datos por satélite, que es que el ritmo de aumento de la temperatura media global ha sido de unos 0.13 grados Celsius por década desde que comenzaron los registros por satélite en 1979. Eso equivaldría a unos 1.3 grados por siglo. Desde luego, nada que vaya a causar un desastre para la humanidad”.

Dijo que se está presionando para que se declare la emergencia climática porque “a los políticos con conciencias deficientes les resulta fácil justificar el crecimiento del poder gubernamental apelando al miedo a la crisis o a la emergencia, y los principales políticos estadounidenses actuales están mucho más hambrientos de poder que comprometidos con el bien de la población”.

1609 científicos y profesionales informados firmaron la “Declaración Mundial sobre el Clima” del Global Climate Intelligence Group. (The Epoch Times)

El clima y la retórica alarmista

Richard Lindzen, profesor emérito de meteorología y catedrático Alfred P. Sloan del Instituto Tecnológico de Massachusetts, declaró a The Epoch Times que el argumento de que existe una “amenaza existencial” para la Tierra por el aumento de las temperaturas es una “declaración puramente política”, ya que ni siquiera el IPCC afirma que exista una amenaza existencial.

En cambio, el IPCC hace referencia a científicos y activistas climáticos que afirman que existe una amenaza existencial, pero nunca ha hecho esta afirmación él mismo, dijo el Sr. Lindzen.

“Los modelos [climáticos] ni siquiera lo han sugerido”, dijo. “Y surge del hecho de que esto fue originalmente una cuestión política. Y a los políticos implicados en él les preocupa que su histeria no esté dando en el clavo. Siguen pasando de la temperatura media global al clima extremo. Y siguen diciendo: ‘¡Preocúpate, preocúpate! ¡Que cunda el pánico!’ Pero la ciencia nunca ha sugerido eso [que haya una emergencia climática]”.

El Sr. Lindzen dijo que aunque los gobernantes creyeran que existe una amenaza existencial para el clima, las políticas que han adoptado para mitigar tal amenaza no tienen sentido.

“Si crees que el CO2 es el villano y que nos enfrentamos a una amenaza existencial, la neutralidad de carbono es la política equivocada. Todas las cosas que se hacen —los coches eléctricos— son ridículas. Mira cómo se está comportando el CO2. Hemos gastado billones hasta ahora, y no ha cambiado nada. Sigue subiendo al mismo ritmo”, dijo.

“El único objetivo de las políticas es empobrecer a la sociedad. Y si eres más pobre, eres menos resistente. Así que si crees que el CO2 es una amenaza existencial y tus políticas no hacen nada para evitarlo, sino que te hacen menos resistente, habría que preguntarse ¿eres un sádico patológico”.

El Sr. Lindzen dijo que es importante recordar que la Tierra es esférica, y que el principal cambio climático durante el Último Máximo Glacial, hace unos 20,000 años, no se debió al efecto invernadero (es decir, al calor atrapado cerca de la superficie de la Tierra). En cambio, se produjo debido a la diferencia de temperatura entre los trópicos y los polos.

Explicó que los movimientos ondulatorios que viajan de oeste a este en los mapas meteorológicos, son movimientos convectivos que transportan calor desde los trópicos a los polos.

“[Los movimientos convectivos] intentan establecer una determinada distribución de la temperatura antes de dejar de bombear”, dijo, explicando que el proceso es similar al de calentar una olla de agua. El movimiento del agua hirviendo es la temperatura intentando eliminar la diferencia de temperatura entre el calentamiento en el fondo de la olla y el agua en la parte superior.

Del mismo modo, cuando el sol golpea la superficie de la Tierra, lo hace de frente en el ecuador, pero apenas roza la superficie en los polos. Así, la Tierra emprende una acción similar a la de la temperatura en la olla de agua y, esencialmente, intenta igualar el calor entre el ecuador y los polos distribuyendo la temperatura en ondas. Y eso es lo que entendemos por clima.

“Si no tienes hielo, la superficie te llevará a 20 grados centígrados diferentes [68 grados F], que tenías hace 50 [millones] de años. Si tienes un máximo glacial, te llevará a una diferencia de temperatura 20 grados mayor que la actual. Pero esto no tiene nada que ver con el proceso de efecto invernadero”, dijo el Sr. Lindzen.

“No existen pruebas de que los trópicos y las diferencias de temperatura de los polos estén cambiando. Y eso fue lo que provocó un gran cambio climático [en el pasado]. Cualquier cambio que hayamos observado es mínimo y se debe en gran medida a lo que hacen los trópicos”.

El Sr. Lindzen, como los demás, dijo que la presión para declarar una “emergencia climática” no tiene que ver con la ciencia, sino con el dinero y el poder.

“Hay que preguntarse sobre los políticos, si se trata de una forma de psicosis”, dijo. “Quizá sea una neurosis, a veces. Pero creo que la atracción del poder político no es algo que la gente normal encuentre irresistible”.

Joe Bastardi, co-metereólogo jefe de WeatherBell, un servicio de predicción meteorológica, dice que el clima busca constantemente el equilibrio, o “equilibrio dinámico”. Pero a diferencia del Sr. Lindzen, el Sr. Bastardi sostiene que hemos visto un ligero aumento de la temperatura debido a incrementos geotérmicos.

“En la escala temporal geológica, estamos en lo que se denominaría un óptimo climático, no una emergencia climática”, declaró el Sr. Bastardi a The Epoch Times. “Hubo varias épocas en las que vimos este tipo de calentamiento en el pasado, y la vida prosperó en el planeta. Sospecho que la razón por la que se produjo ese calentamiento en el pasado se debe probablemente a que el océano se calentó. Y los océanos se calentaron, creo, por el aumento de la actividad volcánica submarina”.

Dijo que un ejemplo perfecto de su teoría es la erupción en 2022 del volcán submarino Hunga Tonga, que envió a la estratosfera el equivalente a 58,000 piscinas de vapor de agua y explica el clima más cálido de lo normal en algunas zonas durante 2023.

“Los aumentos de la actividad geotérmica preceden al aumento de las temperaturas de la superficie del mar”, afirmó. “El vapor de agua es el gas de efecto invernadero número uno. Por tanto, si los océanos se calientan, aumenta el vapor de agua en el aire. En consecuencia, se produce el calentamiento, y la mayor parte del calentamiento se está produciendo lejos del ecuador. Y eso es otra pista, porque se produce donde hace más frío y es más seco, y ahí es donde el vapor de agua influye más en la temperatura”.

Volviendo a la idea del equilibrio dinámico, el Sr. Bastardi explicó que la atmósfera “se defiende” cuando se producen cambios de temperatura.

“Es decir, el mayor secretito sucio —y esto sólo lo entendería un meteorólogo que siga los huracanes— es que los puntos calientes de atrapamiento que [los activistas del clima] impulsaban en los años 90 nunca aparecieron sobre los trópicos. Están sobre el Ártico, que es una respuesta muy diferente. Eso significa que la atmósfera está contraatacando”, afirmó.

El Sr. Bastardi prevé que este invierno será “muy, muy frío y muy, muy tormentoso”.

“Si se produce un calentamiento en el Ártico, [el enfriamiento] es una respuesta natural al calentamiento. Estos grandes El Niños tienen que apagarse cuando se acumula el calor oceánico. Cuando se desatan, es hermoso. Puedes ver el aumento de las temperaturas como una función escalonada directamente correlacionada con los grandes El Niños”, afirmó.

Afirmó que si la temperatura aumenta debido a la actividad geotérmica, el aumento no está provocado por el hombre, y que la presión para conseguir la neutralidad de carbono para 2050 carece de sentido.

“Mi opinión es que esta gente está impulsando [una emergencia climática] por un motivo completamente distinto del clima y el tiempo”, afirmó.

Cuestionar la narrativa

“El clima es una composición de un montón de cosas que afectan al clima”, declaró a The Epoch Times Larry Bell, arquitecto conocido por diseñar y elaborar edificios habitables para el espacio, y catedrático de la Universidad de Houston. “Es difícil modelizarlo porque no conocemos todas las proporciones de las distintas variables que influyen [en el clima].

“Algunas variables operan a lo largo de cientos, miles, decenas de miles de años, y tienen que ver con la posición de nuestro planeta en el sistema solar, o la posición en la galaxia, y los cambios oceánicos que no tienen nada que ver con la atmósfera —El Niño y La Niña, el efecto de los cambios solares (que son cambios magnéticos que afectan a la astrofísica)—, así que es realmente complejo, y gran parte de lo que llamamos ciencia climática es muy especializada. La gente estudia una cosa u otra, pero los estudios no están conectados”.

Dijo que los geólogos, por ejemplo, estudian las tendencias a largo plazo que se reflejan en las rocas y las formaciones geológicas, mientras que los matemáticos y los astrofísicos estudian el clima de forma diferente. Y ninguna de las distintas disciplinas puede decir que lo tiene resuelto en última instancia porque es “sumamente complicado”.

Dijo que hubo cuatro décadas de enfriamiento tras la Segunda Guerra Mundial, a pesar de que los esfuerzos en tiempos de guerra provocaron un aumento de CO2 en la atmósfera.

“Por tanto, la idea de que existe una correlación simple entre el dióxido de carbono y el cambio climático es un artificio muy conveniente”, afirmó.

Varias personas caminan junto a propiedades dañadas tras el paso del huracán Ian en Bonita Springs, Florida, el 29 de septiembre de 2022. (Sean Rayford/Getty Images)

El Sr. Bell dijo que empezó a interesarse por el cambio climático cuando Fred Singer, fundador del Servicio Meteorológico por Satélite de EE. UU., lo visitó en su oficina a principios de 1979 y le mostró que los datos meteorológicos obtenidos por satélite no funcionaban como algunos habían predicho.

“Dijo que los satélites meteorológicos no estaban mostrando el ‘foco que había predicho sobre la troposfera tropical’”, dijo el Sr. Bell.

“Los modelos climáticos predecían que primero se calienta la atmósfera y luego la superficie, y predijeron que debido a ello se detectaría un foco sobre el ecuador, y no lo estaban encontrando”.

El Sr. Bell dijo que en aquel momento no le dio demasiadas vueltas al cambio climático, pero a medida que pasaban los años y oía hablar más de él, empezó a cuestionar la narrativa en constante cambio.

Al principio, preocupaba que “los glaciares se acercan” y que el enfriamiento global sería un problema, pero 10 años después, los temores habían dado un giro hacia el “calentamiento global”, dijo.

“Timothy Wirth, que ayudó a organizar una audiencia del Senado sobre el calentamiento global en Washington, contó a una revista que programaron la reunión para el día más caluroso del año y que la noche anterior a la reunión abrieron todas las ventanas y apagaron el aire acondicionado”, dijo.

“Y James Hansen… que dirigía el Instituto de Estudios Espaciales, que formaba parte de la NASA, salió y dijo: ‘¡El planeta está ardiendo y nosotros lo estamos provocando! Y esto formaba parte de la narrativa porque era un preludio para impulsar todo este asunto de la energía verde”.

El Sr. Bell dijo que la afirmación de que el 97% de los científicos están de acuerdo en que los humanos están causando el calentamiento global no es veraz.

Dijo que los científicos están de acuerdo en que el clima está cambiando, pero “no hay tal emergencia en absoluto”.

“El clima se ha ido calentando de forma irregular desde la última pequeña edad de hielo. Y puede que continúe. Pero si miras las imágenes de Nueva York, en la costa de la Estatua de la Libertad, el agua no ha subido. El nivel del mar no es sensiblemente distinto del de hace años. Así que eso es anecdótico, pero es real. Tus ojos pueden verlo”, dijo.

El Sr. Bell dijo que otra narrativa impulsada por los alarmistas climáticos es que el tiempo se está volviendo más violento en forma de huracanes y otros desastres relacionados con el clima.

“Todo lo que tienen que hacer es mirar los registros. No, ¡no es peor! Las temporadas de huracanes eran mucho peores en los años 30. Pero miran en términos de víctimas mortales o daños, y ahora vive más gente en la costa que entonces”, dijo.

El Sr. Bastardi confirmó la opinión del Sr. Bell: “La energía cinética de los huracanes ha ido disminuyendo, y puedes verlo con el índice ACE [Energía Ciclónica Acumulada]: ha ido bajando.

“Lo que hacen [los alarmistas climáticos] es que son una especie de depredadores en el sentido de que se dan cuenta de que la persona corriente no tiene tiempo para pensar y examinar cada pequeño detalle, especialmente en esta época en la que la gente vive de cheque en cheque y está preocupada por su trabajo”.

“La persona corriente no se fija en el hecho de que hay 100 veces más valor inmobiliario de por medio, y la inflación se ha disparado, de modo que cuando un huracán ahora es un lugar como Fort Myers o golpea un lugar como Myrtle Beach, va a hacer mucho, mucho más daño que antes”.

Cuando se le preguntó qué es lo que más le preocupa de las actuales narrativas impulsadas por los alarmistas climáticos, el Sr. Bell respondió: “Me preocupa cómo la histeria climática y la desinformación impulsan las políticas. Y estas políticas están impulsando nuestras políticas fundamentales que determinan nuestro bienestar económico. Determinan nuestro dominio de la defensa nacional: no haremos funcionar una Marina con etanol. No haremos funcionar una Fuerza Aérea con cables de extensión. Es una auténtica locura. La gente piensa que el clima es ciencia. No, no lo es. Es la gran palanca del gobierno. Es el gran globalismo. Y no favorece a EE. UU”.

“No hay absolutamente nada más impactante, nada más eficaz, creo, que aprovechar el miedo al clima”.

Fuente: The Epoch Times en español