Miles de personas desfilan en NY para celebrar el Día Mundial de Falun Dafa y rechazar el comunismo

0 15

Miles de personas vestidas con chamarras azules y amarillas desfilaron el 10 de mayo en el corazón de la Gran Manzana, justo después de una neblinosa lluvia.

Es una tradición anual. Hadas sosteniendo flores de loto, una carroza que transportaba a personas vestidas con antiguos atuendos chinos, una banda de música de estilo occidental y con tambores de cintura chinos. Desfilaron por las calles de Manhattan durante hora y media, al compás de sonidos y melodías inspirados en la China de antaño.

El desfile de Nueva York es uno de los mayores del mundo para conmemorar el Día Mundial de Falun Dafa, que también marca el aniversario de la introducción de la disciplina espiritual al público hace 31 años.

Es un día que mezcla alegría y tristeza.

Se calcula que la práctica atrajo entre 70 y 100 millones de personas en China en la década de 1990; se centra en ejercicios de meditación y en los principios de verdad, compasión y tolerancia. En China, el Partido Comunista Chino (PCCh) persigue severamente a Falun Gong desde 1999.

Durante los casi 25 años de brutal persecución, un número incalculable de practicantes de Falun Gong han sido asesinados mediante tortura, trabajo esclavo y sustracción forzada de órganos. Los supervivientes en China —y los que practican en más de 100 países de todo el mundo— dicen que la persecución comunista no puede hacerles doblegar su voluntad.

Entre la multitud se encontraba Wang Huijuan, profesora de chino en Nueva York. Su cuñada, la profesora de música Li Chunyuan, ha pasado semanas detenida en China por su fe.

Su supuesto delito fue «cantar en casa».

«Suena ridículo, ¿verdad?», declaró a The Epoch Times. Mientras policías realizaban una redada en su casa, le dijeron al marido de Li: «¿Sabe que canta en casa todos los días? Llevamos mucho tiempo vigilándola».

No es que las canciones tuvieran nada de malo, dijo Wang. La Sra. Li, que tiene una voz sonora, canta canciones con letras que celebran las tradiciones chinas, como el Año Nuevo chino lunar, que «trae esperanza a la gente», dijo la Sra. Wang.

La escuela de la Sra. Li también la degradó en 2022 a labores logísticas en un intento de obligarla a renunciar a sus creencias.

«Es realmente una vergüenza», expresó. El PCCh, dijo, ha escogido ser lo contrario de la verdad, la compasión y la tolerancia.

«Cuanto más te esfuerzas por ser una buena persona, más te persiguen». Fuente: The Epoch Times en español

Muchos otros asistentes al desfile compartían un sentimiento similar.

Julia Baniasadi, que trabaja en un centro médico, empezó a practicar Falun Gong en 1998, cuando tenía 20 años. Desde entonces, sus fuertes dolores de espalda han desaparecido. Como madre de tres hijos, describió los valores que enseña la práctica como un ancla que mantiene a su familia con los pies en la tierra.

Los niños de hoy en día están siempre con sus teléfonos o jugando a videojuegos, dijo.

La Sra. Baniasadi ha participado en varias manifestaciones pidiendo el fin de la persecución en China, incluso ante las Naciones Unidas en Ginebra.

Los continuos abusos en China, dijo, han planteado al mundo libre una elección.

«Cuando comenzó la persecución, mucha gente dijo: ‘Bueno, esto no tiene nada que ver conmigo, ¿por qué debería preocuparme? ¿Por qué no miran en nuestro propio país con todos los problemas que tenemos?’».

«Pero en realidad, el Partido Comunista Chino está en todas partes», afirmó.

Citó la campaña mundial de Beijing para perturbar la actividad de Shen Yun Performing Arts, con sede en Nueva York, mediante una combinación de presión diplomática, coerción económica y ataques físicos. El eslogan de Shen Yun es «China antes del comunismo», y varias de sus piezas de danza retratan las actuales violaciones de los derechos humanos en China.

El PCCh está «en contra de todo lo bueno que hay en este mundo, así que, en realidad, tiene que ver también con todos nosotros en este mundo», afirmó Baniasadi.

Fuente: The Epoch Times en español