Netanyahu dice que ataque mortal israelí en Rafah fue el resultado de un «trágico error»

0 5

El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo el lunes que se cometió un «trágico error» en un ataque israelí en la ciudad de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, que incendió un campamento de palestinos desplazados y, según funcionarios locales, mató al menos a 45 personas.

Netanyahu no dio más detalles sobre el error. El ejército israelí dijo inicialmente que había llevado a cabo un ataque aéreo preciso contra un complejo de Hamás, matando a dos terroristas de alto rango. A medida que se iban conociendo los detalles del ataque y de los disparos, el ejército dijo que había abierto una investigación sobre la muerte de civiles.

El ataque del domingo por la noche elevó la cifra total de muertos palestinos en la guerra por encima de los 36,000, según el ministerio de Salud de Gaza, dirigido por Hamás, que no distingue entre terroristas y no combatientes en su recuento.

«A pesar de nuestros esfuerzos por no dañar a civiles inocentes, anoche se produjo un trágico error», dijo Netanyahu el lunes en un discurso ante el Parlamento israelí. «Estamos investigando el incidente y obtendremos una conclusión porque esta es nuestra política».

Al menos 45 personas murieron, según el ministerio de Salud de Gaza y el servicio de rescate de la Media Luna Roja palestina.

En otro incidente, el ejército egipcio dijo que uno de sus soldados había muerto por disparos durante un intercambio de disparos en la zona de Rafah, sin dar más detalles. Israel dijo que estaba en contacto con las autoridades egipcias, y ambas partes dijeron que estaban investigando.

Una investigación inicial determinó que el soldado había respondido a un intercambio de disparos entre fuerzas israelíes y terroristas palestinos, informó la televisión estatal egipcia Qahera TV. Egipto ha advertido de que la incursión israelí en Rafah podría poner en peligro el tratado de paz que ambos países mantienen desde hace décadas.

El Consejo de Seguridad de la ONU programó una reunión de emergencia a puerta cerrada para el martes por la tarde sobre la situación en Rafah a petición de Argelia, el representante árabe en el consejo, dijeron dos diplomáticos del consejo a The Associated Press.

Rafah, la ciudad más meridional de la Franja de Gaza, en la frontera con Egipto, había llegado a albergar a más de un millón de personas, aproximadamente la mitad de la población de la Franja, desplazadas de otras partes del territorio. La mayoría ha vuelto a huir desde que Israel lanzó lo que denominó una incursión limitada a principios de este mes. Cientos de miles se hacinan en míseros campamentos de tiendas de campaña en la ciudad y sus alrededores.

El Sr. Netanyahu afirma que Israel debe destruir lo que, según él, son los últimos batallones terroristas de Hamás en Rafah. El grupo terrorista lanzó una andanada de cohetes el domingo desde la ciudad hacia el centro de Israel, densamente poblado, haciendo sonar las sirenas antiaéreas pero sin causar heridos.

El Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos dijo en un comunicado que las «imágenes devastadoras» del ataque a Rafah eran «desgarradoras». Asimismo, señaló que Estados Unidos estaba trabajando con el ejército israelí y otros organismos para evaluar lo sucedido.

Qatar, mediador clave en los intentos de garantizar un alto el fuego y la liberación de los rehenes en manos de Hamás, declaró que el ataque de Rafah podría «complicar» las conversaciones. Las negociaciones, que parecían estar reanudándose, fracasaron repetidamente por la exigencia de Hamás de una tregua duradera y la retirada de las fuerzas israelíes, términos que los dirigentes israelíes han rechazado públicamente.

El general de división Yifat Tomer-Yerushalmi, máximo responsable jurídico del ejército israelí, declaró que las autoridades estaban examinando el ataque en Rafah y que el ejército lamentaba la pérdida de vidas civiles.

En una conferencia de abogados israelíes, Tomer-Yerushalmi dijo que Israel ha iniciado 70 investigaciones penales sobre posibles violaciones del derecho internacional, incluidas las muertes de civiles, las condiciones en un centro de detención de presuntos terroristas y la muerte de algunos reclusos bajo custodia israelí. También dijo que se estaban examinando incidentes de delitos contra la propiedad y saqueos.

Israel ha negado las acusaciones de genocidio presentadas contra las autoridades por Sudáfrica ante la Corte Internacional de Justicia. La semana pasada, la Corte ordenó a Israel que detuviera su ofensiva de Rafah, un fallo que no tiene potestad para ejecutar.

Por otra parte, en la Corte Penal Internacional (CPI), el fiscal jefe pidió órdenes de detención contra Netanyahu y el ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, así como contra tres dirigentes de Hamás, por presuntos crímenes relacionados con la guerra. La CPI solo interviene cuando llega a la conclusión de que el Estado en cuestión no puede o no quiere enjuiciar adecuadamente esos crímenes.

Israel afirma que hace todo lo posible por cumplir las leyes de la guerra. Los dirigentes israelíes afirman también que se enfrentan a un enemigo que no asume tal compromiso, se incrusta en zonas civiles y se niega a liberar incondicionalmente a los rehenes israelíes.

El grupo terrorista Hamás desencadenó la guerra con su ataque del 7 de octubre contra Israel, en el que terroristas palestinos mataron a unas 1200 personas, en su mayoría civiles, y tomaron a unos 250 rehenes. Hamás aún retiene a unos 100 secuestrados, mientras que muchos otros fueron liberados durante un intercambio y alto el fuego el año pasado.

Fuente: Agencias