Pence dice que el 6 de enero no hubo una ‘insurrección’ y denuncia los bloqueos contra Trump en las urnas

0 7

El exvicepresidente Mike Pence dijo el 7 de enero que no cree que los sucesos del 6 de enero de 2021 fueran una “insurrección” ni que se deba impedir que el presidente Donald Trump aparezca en las papeletas electorales de los estados.

Pence, que hace varios meses abandonó la contienda por las primarias presidenciales republicanas de 2024, en las que su exjefe lleva una amplia ventaja, hizo estas declaraciones en una entrevista en el programa “State of the Union” de la CNN.

“Nunca he llamado ‘insurrección’ a lo que ocurrió el 6 de enero”, dijo Pence en la entrevista. “Yo estaba allí. Fue una revuelta, por la forma en que estalló, y nunca lo he visto de otra manera.”

El presidente Trump celebró un mitin cerca de la Casa Blanca el 6 de enero de 2021, en el que hizo declaraciones animando a sus partidarios a marchar hacia el Capitolio, donde el Congreso estaba certificando los resultados de las elecciones presidenciales.

Aunque en su discurso del 6 de enero dijo que los manifestantes debían “hacer oír sus voces de forma pacífica y patriótica”, sus críticos han aprovechado una parte de sus declaraciones en la que dijo: “Si no lucháis como locos, ya no tendréis un país” como un llamamiento a la violencia.

Calificar de “insurrección” el violento enfrentamiento con la policía de ese día ha sido el núcleo de los esfuerzos por impedir que el presidente Trump aparezca en las boletas electorales de los estados. Sus detractores citan la Sección 3 de la 14ª Enmienda, una disposición posterior a la Guerra Civil que prohíbe presentarse a las elecciones si se ha participado en una “insurrección.”

La Corte Suprema de Colorado decidió excluir al presidente Trump de la boleta electoral de las primarias presidenciales del estado, mientras que la secretaria de Estado de Maine, Shenna Bellows, hizo lo mismo unilateralmente en su estado.

Sin cargos de “insurrección

En su entrevista en CNN, Pence dijo que no solo se opone a calificar los hechos del 6 de enero como una insurrección, sino que también señaló que el presidente Trump no ha sido acusado de insurrección en ninguno de sus casos.

“Y si bien dije que las palabras del presidente fueron imprudentes -y creo que la historia y el pueblo estadounidense lo harán responsable en última instancia por su papel en ese día-, creo que estos esfuerzos por quitarle la decisión al pueblo estadounidense son realmente antitéticos a la democracia misma que el presidente Biden y muchos demócratas hablan de querer defender”, dijo Pence.

“Tengo mucha confianza en que el pueblo estadounidense elegirá sabiamente. Confío en que llevaremos a cabo nuestras elecciones. Pero apartar al presidente o a cualquier otro candidato de la elección del pueblo estadounidense, no creo que sea en interés del país”.

“Y tengo razones para confiar en que la Corte Suprema de los Estados Unidos lo verá así”, añadió.

Los comentarios de Pence sobre el 6 de enero fueron repetidos por el exfiscal general Bill Barr, quien dijo a Fox News en una entrevista reciente que no cree que los acontecimientos de ese día califiquen como una “insurrección.”

Barr también dijo que el Departamento de Justicia, bajo la presidencia de Joe Biden, ha ido demasiado lejos en los procesamientos, apuntando a algunas personas que simplemente “entraron a puertas abiertas y se quedaron merodeando”.

Hasta la fecha, más de 1200 personas han sido acusadas de diversos delitos relacionados con el incidente del Capitolio del 6 de enero, desde delitos menores como allanamiento de morada hasta delitos graves como conspiración sediciosa o agresión a agentes de policía. De ellos, unos 750 han sido condenados, y casi dos tercios han pasado algún tiempo en prisión.

Hace varios meses, el abogado del presidente Trump dijo que veía con buenos ojos que el ex vicepresidente Mike Pence testificara ante la corte en el caso federal contra el presidente en el que se le acusa de interferencia electoral.

El abogado John Lauro dijo en “Face the Nation” de CBS en agosto que el equipo de defensa de Trump creía que el testimonio de Pence podría ser crucial para exonerar al presidente de cualquier delito en el caso.

El abogado especial Jack Smith ha acusado a Trump de un cargo de conspiración para defraudar a Estados Unidos, un cargo de conspiración para obstruir un procedimiento oficial, obstrucción e intento de obstruir un procedimiento oficial -la certificación del voto electoral- y conspiración contra los derechos de los ciudadanos.

Trump, favorito republicano para las elecciones presidenciales de 2024, se ha declarado inocente y ha alegado que el caso es una forma de interferencia electoral destinada a frustrar su candidatura a la Casa Blanca.

Nuestro mejor testigo

En su aparición en la CBS, el Sr. Lauro dijo que cree que Pence “será nuestro mejor testigo”, cuyo testimonio podría demostrar que Trump genuinamente creía que le habían robado la victoria en 2020 y siguió el asesoramiento legal de expertos al tratar de desafiar los resultados sin intención criminal en sus acciones.

“La razón por la que el ex vicepresidente Pence será tan importante para la defensa es … número uno, él está de acuerdo en que John Eastman, quien dio asesoramiento legal al presidente Trump, era un estimado erudito legal”, dijo Lauro al medio.

“Número dos, está de acuerdo en que hubo irregularidades electorales, fraude, acciones ilegales a nivel estatal. Todo eso destripará cualquier acusación de intención criminal por parte del presidente Trump”, añadió.

Lauro añadió que Pence creía que las dudas en torno a las elecciones de 2020 eran lo suficientemente legítimas como para justificar un debate durante los procedimientos del 6 de enero de 2021, cuando los legisladores se reunieron en el Capitolio para certificar el voto del Colegio Electoral.

Antes de los acontecimientos del 6 de enero de 2021, el jefe de gabinete de Pence dijo que el ex vicepresidente acogió con satisfacción un esfuerzo de algunos legisladores para plantear objeciones ese día mientras el Congreso se reunía para certificar los votos electorales.

“El vicepresidente Pence comparte las preocupaciones de millones de estadounidenses sobre el fraude electoral y las irregularidades en las últimas elecciones”, dijo Marc Short, entonces jefe de personal de Pence, en un comunicado el 2 de enero de 2021.

Fuente: The Epoch Times en español