Pezeshkian gana las elecciones de Irán y sustituye a Raisi, fallecido en un accidente de helicóptero

0 5

La autoridad electoral de Irán anunció como ganador de las elecciones presidenciales del 6 de julio en la República Islámica a Masoud Pezeshkian, de la facción «moderada» del régimen.

La elección se celebró 50 días después de que el fallecido presidente Ebrahim Raisi, de la facción conservadora islámica de línea dura, acompañado de numerosos funcionarios, muriera en un accidente de helicóptero, dejando a su primer vicepresidente Mohammad Mokhber como presidente interino. Antes del accidente, no estaba previsto celebrar elecciones hasta 2025.

La presidencia no es el cargo más poderoso de la teocracia islámica iraní. Como jefe ejecutivo y líder del gobierno, el presidente es designado por una elección, pero la supervisión de las fuerzas de seguridad de la nación, los clérigos, el poder judicial, los medios de comunicación, la educación y la política exterior y económica recae en el líder supremo, Alí Jamenei, que sigue siendo el jefe del Estado y ostenta el poder supremo como líder político y religioso de la República Islámica.

Según la constitución de la teocracia chiíta iraní, el líder supremo también es vitalicio. El Estado se rige por la ley islámica o sharia.

En los resultados anunciados por el gobierno iraní, Pezeshkian recibió el 53.6% de los votos (16.3 millones de papeletas), mientras que su rival de línea dura, Saeed Jalili, habría obtenido el 44.3% de los votos (13.5 millones de papeletas).

El Sr. Jalili, de 58 años, fue el principal negociador nuclear de Irán bajo la presidencia de Mahmud Ahmadineyad entre 2007 y 2013. Ahmadineyad, después de que se le prohibiera presentarse, dijo que ya no apoyaría a ningún candidato en las elecciones.

El Sr. Pezeshkian posteó en X después de que se anunciara su victoria, a pesar de que la plataforma de redes sociales está prohibida en Irán.

«Querido pueblo de Irán, las elecciones han terminado y esto es solo el principio de nuestra cooperación», escribió. «El difícil camino que tenemos por delante no será fácil si no es con vuestro compañerismo, empatía y confianza. Les tiendo la mano y juro por mi honor que no les dejaré solos en este camino. Ustedes no me dejen solo».

Participación electoral

El resultado final se anunció tras dos prórrogas de las horas de votación más allá del cierre oficial de las votaciones a las 18:00 horas. Como ocurrió en elecciones anteriores, las autoridades iraníes prolongaron los comicios hasta la medianoche.

Alabando lo que calificó de «alta participación» a pesar de una campaña «instrumentada por los enemigos de la nación iraní para inducir a la desesperación y un sentimiento de desesperanza», el Sr. Jamenei felicitó al Sr. Pezeshkian por su victoria y expresó sus expectativas de que el nuevo presidente continúe con las políticas del Sr. Raisi.

Según el ministerio del Interior iraní, más de 30 millones de los 61 electores con derecho a votar emitieron su voto en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Unas 600,000 papeletas fueron anuladas, incluidos votos de protesta rechazando a ambos candidatos.

Ningún candidato de la segunda vuelta, convocada tras una primera ronda de votación el 28 de junio, obtuvo más del 50% de los votos emitidos. La votación inicial registró la participación electoral más baja de la historia de la República Islámica: más del 60% de los votantes iraníes se abstuvieron en las elecciones anticipadas.

La participación electoral ha ido cayendo en picado en Irán. El apoyo público al régimen clerical se ha erosionado en medio del creciente descontento interno por los años de malestar económico y las medidas de seguridad que han reprimido la disidencia pública.

Numerosas naciones, así como la Organización de las Naciones Unidas, han impuesto sanciones contra el gobierno iraní, vinculadas a su financiación de programas nacionales nucleares y de misiles y de organizaciones terroristas islamistas en la región.

Solo el 48% de los votantes participaron en las elecciones de 2021 que llevaron al Sr. Raisi al poder, y la participación fue del 41% en las elecciones parlamentarias de marzo.

El mundo responde

Los líderes de Rusia, Pakistán, Siria y Arabia Saudí se apresuraron a reconocer a la proclamada victoria de Pezeshkian.

El Departamento de Estado de Estados Unidos también reconoció el nombramiento de Pezeshkian, pero añadió que no consideraba que las elecciones iraníes fueran libres o justas, y que su política hacia Irán no cambiaría.

«No tenemos ninguna expectativa de que estas elecciones conduzcan a un cambio fundamental en la dirección de Irán o a un mayor respeto de los derechos humanos de sus ciudadanos», dijo un portavoz del Departamento de Estado. «Como han dicho los propios candidatos, la política iraní la establece el líder supremo».

Fuente: Agencias