Profesor coreano se queja a la FIFA por los “escandalosos actos de obstrucción” de los hinchas chinos

0 37

El 21 de noviembre, en la fase de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA 2026, la selección china de fútbol perdió 0-3 contra Corea del Sur en un partido disputado en el Centro Deportivo de la Universiada de Shenzhen. Algunos espectadores chinos abuchearon el himno nacional de Corea del Sur y apuntaron con láseres a sus jugadores durante el partido, lo que llevó a un profesor universitario coreano a presentar una queja oficial a la FIFA.

Antes de que comenzara el partido entre China y Corea del Sur, los aficionados chinos abuchearon ruidosamente el himno nacional surcoreano, y durante el partido se vio con frecuencia en pantalla a jugadores surcoreanos con rayos láser verdes en la cara.

Además, en los vídeos que circulan por las redes sociales se ve a algunos hinchas chinos insultando y empujando a hinchas surcoreanos que sostenían su bandera nacional.

El capitán y estrella de la selección surcoreana de fútbol, Son Heung-min, juega en el Tottenham Hotspur de la Premier League inglesa. Los vídeos compartidos en las redes sociales muestran a hinchas del Tottenham siendo atacados por gamberros chinos después de que Son marcara un gol en el partido.

Indignante 

Seo Kyung-duk, profesor surcoreano de la Universidad Femenina de Sungshin, dijo en las redes sociales que había presentado una queja oficial a la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), alegando que la Asociación China de Fútbol violó los Códigos Disciplinarios de la FIFA cuando sus aficionados abuchearon el himno nacional del equipo contrario y apuntaron con láseres a los jugadores, lo que provocó una obstrucción injustificada del partido.

La queja se refería al comportamiento de los aficionados chinos como “actos escandalosos de obstrucción que no deberían permitirse durante el partido”.

La FIFA, el organismo rector del fútbol internacional, ha multado habitualmente a asociaciones nacionales de fútbol por abucheos a los himnos nacionales y por comportamiento indisciplinado de sus aficionados.

Corrupción

A pesar del gamberrismo que supuestamente mostraron algunos aficionados chinos, Son aplaudió y saludó a los seguidores chinos después del partido. Son no sólo es elogiado por su habilidad, sino también por su humildad, amabilidad y tolerancia. A menudo habla de los valores morales que le inculcó su padre.

En cuanto al comportamiento de los espectadores chinos, Li Yuanhua, experto en China y antiguo profesor asociado de la Universidad Normal de Pekín (China), declaró a The Epoch Times: “Un partido de fútbol pone de manifiesto la baja moral de algunos aficionados chinos. Durante el partido, era muy peligroso apuntar con láser a los ojos de los jugadores del equipo contrario, pero mucha gente lo hizo de todos modos. Por desgracia, el PCCh ha desmoralizado al pueblo chino. Por el contrario, el jugador surcoreano Son Heung-min demostró una deportividad educada en contraste directo con los aficionados chinos”.

Muchos aficionados surcoreanos criticaron en las redes sociales el gamberrismo mostrado durante el partido.

Historia de vandalismo y ultranacionalismo en el fútbol chino

El régimen chino ha gastado miles de millones en su selección nacional de fútbol, con el objetivo de dominar el fútbol mundial. Sin embargo, la Asociación China de Fútbol se ha visto envuelta en varios escándalos de corrupción, y la selección nacional de fútbol ha obtenido malos resultados frente a otros países.

Desde noviembre de 2022, el ex entrenador de la selección nacional de fútbol, Li Tie, y al menos 10 funcionarios han sido investigados por la Comisión Central de Inspección Disciplinaria (CCDI, por sus siglas en inglés), el máximo organismo de control disciplinario de China.

En febrero, el director de la Asociación China de Fútbol, Chen Shuyuan, fue detenido por cargos de corrupción.

El 8 de abril, la CCDI reconoció en un comunicado la existencia de corrupción sistémica en el fútbol y otros deportes.

La selección china de fútbol solo se ha clasificado una vez para la Copa Mundial de la FIFA, en 2002. Históricamente, la selección china solía perder contra Japón y Corea del Sur en partidos de clasificación para el Mundial y otros encuentros, lo que ha dado lugar a una larga rivalidad.

En el pasado, los hooligans del fútbol chino se han amotinado tras perder en partidos decisivos. En la final de la Copa Asiática de 2004, los hinchas chinos se enfrentaron a la policía antidisturbios en Beijing tras perder contra Japón. En 1985, se produjeron disturbios similares cuando China perdió contra Hong Kong en la fase de clasificación para el Mundial. En los últimos años, también se ha registrado un aumento de los incidentes de vandalismo futbolístico en los partidos de la Superliga China.

La propaganda ultranacionalista del PCCh alimentó en parte la frustración de los aficionados por las humillantes derrotas de la selección china. Debido a la alianza de Japón con Estados Unidos, el PCCh promovió con frecuencia la propaganda antijaponesa en las últimas décadas. Después de que el surcoreano Yoon Suk-yeol ganara las elecciones presidenciales en 2022, Soeul adoptó una postura más dura contra Beijing en relación con Taiwán y el mar de la China Meridional, lo que provocó frecuentes reproches por parte de China.

El PCCh promueve su discurso sobre estas cuestiones geopolíticas a través de los medios de comunicación estatales, fomentando fuertes sentimientos ultranacionalistas entre la población. Los observadores chinos señalan que estos sentimientos suelen manifestarse durante los acontecimientos deportivos debido al estricto control del régimen comunista, que limita la exposición a puntos de vista alternativos y reprime la disidencia.

Fuente: The Epoch Times en español