Refuerzo de la vacuna contra COVID-19 podría afectar y agravar los síntomas según estudio

0 6

Recibir una vacuna de refuerzo contra COVID-19 y el momento en que se administra, puede afectar la frecuencia y el tipo de síntomas en las infecciones irruptivas por SARS-CoV-2.

Un estudio publicado recientemente en Vaccines encontró que las personas que recibieron la dosis de refuerzo tenían significativamente más probabilidades de sufrir congestión nasal y dolor de garganta, pero considerablemente menos probabilidades de experimentar dolores corporales y musculares, en comparación con aquellos que fueron vacunados pero no habían recibido una dosis de refuerzo durante la oleada de Omicron.

Además, la frecuencia de los síntomas de fiebre y tos se asoció directamente con el aumento del tiempo entre las dosis de vacuna. Con cada vacuna de refuerzo, la probabilidad de tener fiebre y tos aumentó en un 4.4 por ciento y un 4.8 por ciento, respectivamente.

Detalles del estudio

Los investigadores evaluaron la cantidad, el tipo y la duración de los síntomas entre 476 estudiantes y empleados con infecciones por SARS-CoV-2 en el New York Medical College (NYMC) desde el 1 de diciembre de 2021 hasta el 30 de junio de 2022. También rastrearon los días entre su última vacunación y el diagnóstico de COVID-19.

Todos los estudiantes y empleados de NYMC durante este tiempo tenían la obligación de recibir una serie primaria de dos dosis de una vacuna de ARNm contra COVID-19 o una dosis única de la vacuna Johnson & Johnson de Janssen antes del 30 de septiembre de 2021, a menos que tuvieran una exención de la vacuna. En febrero de 2022, la escuela comenzó a exigir una dosis de refuerzo.

Además de los requisitos de vacunas, la escuela implementó requisitos de pruebas para personas sintomáticas y asintomáticas expuestas al COVID-19. Las personas con infección confirmada por SARS-COV-2 tuvieron que completar un registro de síntomas para 10 categorías de síntomas principales, que incluyen fiebre, tos, dificultad para respirar, congestión nasal, dolor de garganta, dolor de cabeza, fatiga, dolores corporales o musculares, problemas gastrointestinales y una pérdida del gusto o del olfato.

Según el estudio, 2443 de los 2456 (99.4 por ciento) estudiantes y empleados recibieron una serie primaria de la vacuna contra COVID-19 y 13 personas no estaban vacunadas. Sin embargo, los casos de COVID-19 en diciembre de 2021 se multiplicaron por diez con respecto a cada uno de los tres meses anteriores.

Entre el 1 de diciembre de 2021 y el 30 de junio de 2022, la proporción de infecciones entre personas vacunadas fue significativamente mayor que la proporción de casos entre los no vacunados: 46.2 por ciento frente a 19.5 por ciento.

De los 476 individuos vacunados, 433 eran sintomáticos, pero sólo 393 casos tenían datos suficientes para evaluar los síntomas. De los 393 casos, 285 personas recibieron la dosis de refuerzo y 108 fueron vacunadas pero no recibieron la dosis de refuerzo. El estudio encontró que la tos, la congestión nasal y la fiebre fueron los síntomas más comunes del SARS-CoV-2, seguidos del dolor de garganta, dolor de cabeza, dolores corporales o musculares y fatiga. Sólo 13 casos informaron un cambio o pérdida del gusto o del olfato.

Entre las personas vacunadas que no recibieron refuerzo, el 44 por ciento informó solo congestión nasal, el 62 por ciento informó congestión nasal, dolor de garganta o ambos, y el 32 por ciento informó dolores corporales/musculares. Por el contrario, entre las personas potenciadas, el 58 por ciento informó solo congestión nasal, el 77 por ciento informó tener congestión nasal, dolor de garganta o ambos, y el 22 por ciento informó dolores corporales o musculares.

“Estos datos sugieren que haber recibido una vacuna de refuerzo, así como al momento de recibirla, afecta las manifestaciones clínicas de las infecciones irruptivas por SARS-CoV-2”, escribieron los autores.

Otros datos del estudio

Otros datos sugieren que la cantidad de vacunas contra COVID-19 que recibe una persona podría influir en los síntomas que es más probable que experimente si se infecta con el SARS-CoV-2. Según datos del ZOE Health Study, un proyecto colaborativo de datos entre la empresa de ciencias de la salud ZOE e investigadores del King’s College de Londres, el Hospital General de Massachusetts, la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard y Stanford Medicine, los síntomas reportados con mayor frecuencia por personas con resultados positivos  en las pruebas de COVID-19 son los siguientes

• Dolor de garganta

• Flujo nasal

• Congestión nasal

• Estornudos

• Tos sin flema

• Dolor de cabeza

• Tos con flema

• Voz ronca

• Dolores musculares

• Alteración del sentido del olfato

Entre los que recibieron una dosis de vacuna, una serie primaria de dos dosis o no estaban vacunados, cuatro de los cinco síntomas de COVID-19 notificados con más frecuencia aparecieron en los tres grupos, como dolor de garganta, secreción nasal, tos persistente y dolor de cabeza, pero su prevalencia varió. Por ejemplo, las personas no vacunadas tenían más probabilidades de informar haber experimentado fiebre, mientras que la “temperatura ” no apareció entre los cinco síntomas principales de los otros grupos.

Aquellos que habían recibido dos dosis de la vacuna informaron haber experimentado dolor de garganta como síntoma principal, mientras que aquellos que recibieron solo una dosis o ninguna dosis experimentaron dolor de cabeza como síntoma principal. Sólo aquellos que recibieron dos dosis de la vacuna informaron haber experimentado “nariz tapada”. Los datos del estudio de salud ZOE mostraron que estornudar más de lo habitual podría ser un signo de COVID-19, pero sólo en personas vacunadas.

Las investigaciones sugieren que los síntomas de una enfermedad infecciosa son el resultado de los esfuerzos del sistema inmunológico para eliminar la infección del cuerpo. A medida que el sistema inmunológico de una persona cambia debido a la vacunación, los síntomas que experimenta también podrían cambiar.

Fuente: The Epoch Times en español