Rescatistas buscan aún a desaparecidos tras terremoto de 7.4 en Taiwán

0 7

Los rescatistas continuaban  el jueves la búsqueda de personas desaparecidas y trabajaron para llegar a cientos de personas atrapadas cuando el terremoto más fuerte de Taiwán en 25 años arrojó rocas y barro por las laderas de las montañas, bloqueando carreteras. Diez personas murieron y más de 1000 resultaron heridas.

El poderoso terremoto se produjo durante la hora pico de la mañana del día anterior, lo que provocó que los estudiantes salieran corriendo y las familias huyeran de sus departamentos por las ventanas. Las plantas bajas de algunos edificios se derrumbaron, dejándolos inclinados en ángulos peligrosos. Aunque la isla se ve sacudida regularmente por terremotos y en general está bien preparada, las autoridades no enviaron las alertas habituales porque esperaban un temblor menor.

Unos 200 residentes del condado de Hualien, cerca del epicentro, permanecían en refugios provisionales, y la principal carretera que une el condado con la capital, Taipei, continuaba cerrada el jueves por la tarde, pero gran parte de la vida cotidiana de Taiwán volvió a la normalidad. Se reanudó parte del servicio ferroviario local a Hualien, y Taiwan Semiconductor Manufacturing Co, uno de los fabricantes de chips informáticos más importantes del mundo, reanudó la mayoría de sus operaciones, informó la Agencia Central de Noticias.

Casi 1.100 personas resultaron heridas en el terremoto. De los 10 muertos, al menos cuatro murieron dentro del Parque Nacional Taroko, una atracción turística famosa por sus cañones y acantilados en la montañosa Hualien, a unos 150 kilómetros (90 millas) de Taipei. Una persona fue encontrada muerta en un edificio dañado y otra en la mina Ho Ren. Los rescatistas también sacaron el cuerpo de un hombre, que tenía graves heridas en la cabeza, de una ruta de senderismo.

Cientos de personas quedaron varadas cuando rocas y barro bloquearon los caminos que conducían a su hotel, campamento o lugar de trabajo—aunque la mayoría se encontraban a salvo mientras esperaban el rescate. El jueves no estaba claro si quedaban personas atrapadas en los edificios.

Liu Zhong-da, obrero de la construcción de 58 años, y su colega se dirigían al trabajo en una carretera del parque nacional y se encontraban dentro de un túnel cuando ocurrió el terremoto. Una roca les bloqueó la salida y quedaron atrapados junto con otras personas.

“Casi quedamos cubiertos”, dijo Liu. “No se podía establecer ninguna comunicación [con el exterior]”. Liu y su compañero fueron rescatados el jueves por la tarde y recibieron una rápida revisión médica fuera del parque.

También fueron rescatados unos 60 trabajadores que no habían podido abandonar una mina debido a los daños en las carreteras, dijeron las autoridades. Seis trabajadores de otra mina fueron rescatados en avión.

Unas 700 personas permanecen aisladas, la gran mayoría de ellas empleados y huéspedes de un hotel en el parque nacional. Las autoridades dijeron que estaban a salvo y que tenían comida y agua, y que el trabajo para reparar los caminos hacia el hotel estaba casi terminado. Otros 10 trabajadores del mismo hotel quedaron varados en otras partes del parque, después de que la mayoría de los demás miembros del grupo fueran rescatados o lograran salir.

Las autoridades dijeron que no pudieron contactar a unas 15 personas y que se desconocía su condición. Las cifras han fluctuado con frecuencia a medida que las autoridades han tenido conocimiento de más personas en dificultades y han rescatado a otras.

El jueves, en la ciudad de Hualien, los trabajadores utilizaron una excavadora para estabilizar la base de un edificio dañado, mientras las gallinas picoteaban entre las plantas de macetas en un techo inclinado en un ángulo pronunciado.

La alcaldesa Hsu Chen-wei dijo anteriormente que 48 edificios residenciales resultaron dañados por el terremoto. Hendri Sutrisno, profesor de 30 años de la Universidad Hualien Dong Hwa, pasó la noche del miércoles en una tienda de campaña dentro de un refugio con su esposa y su bebé, por temor a las réplicas.

“Salimos corriendo del apartamento y esperamos entre cuatro y cinco horas antes de volver a subir para tomar algunas cosas importantes, como la cartera. Y desde entonces nos quedamos aquí para evaluar la situación”, dijo.

Otros también dijeron que no se atrevían a volver a casa porque las paredes de sus apartamentos estaban agrietadas o vivían en pisos más altos. El primer ministro taiwanés, Chen Chien-jen, visitó por la mañana a algunos evacuados en un refugio temporal.

El terremoto fue el más fuerte que ha sacudido Taiwán en 25 años, de magnitud 7.4 según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Fuente: Agencias