Respuesta policial al tiroteo en escuela primaria de Uvalde fue “un fracaso”, dice DOJ

0 17

El Departamento de Justicia (DOJ) dijo que el tiroteo masivo en una escuela de Uvalde, Texas, en 2022 pudo haberse detenido antes, y describió la respuesta de las fuerzas policiales como un “fracaso”.

Un informe del DOJ, el reporte federal más completo sobre la difamada respuesta policial al tiroteo en la Escuela Primaria Robb el 24 de mayo de 2022, cataloga una amplia gama de problemas en la capacitación, comunicación, liderazgo y tecnología que, según los funcionarios federales, contribuyeron a que la crisis durara mucho más tiempo del necesario. Mientras eso sucedía, dice el informe, los estudiantes aterrorizados que estaban dentro de las aulas llamaban al 911 y los padres angustiados rogaban a los oficiales que entraran.

“Les dije a las familias reunidas anoche lo que espero que quede claro entre los cientos de páginas y miles de detalles de este informe: Sus seres queridos merecían algo mejor”, dijo el fiscal general Merrick Garland en una rueda de prensa en Uvalde este jueves.

Debido a los errores “en cadena”, “33 estudiantes y tres de sus maestros (…) quedaron atrapados en una habitación con un tirador activo durante más de una hora, mientras que las fuerzas policiales seguían afuera”, dijo Garland. “La respuesta policial en la escuela primaria Robb el 24 de mayo de 2022 y la respuesta de los funcionarios en las horas y días posteriores fue un fracaso”, añadió.

El tirador, Salvador Ramos, fue asesinado unos 77 minutos después de que la policía llegara al lugar, cuando un equipo táctico dirigido por la Patrulla Fronteriza entró al aula para abatirlo. Diecinueve niños y dos maestros murieron en el incidente, dijeron las autoridades.

Mientras tanto, el informe del Departamento de Justicia subraya que la policía cometió un costoso error al asumir que el tirador estaba atrincherado, contenido o muerto, incluso mientras seguía disparando. Esa errónea “mentalidad impregnó gran parte de la respuesta ante el incidente”, ya que la policía, en lugar de precipitarse por entrar a las aulas para poner fin a la masacre, esperó casi una hora para enfrentarse al atacante, en lo que el informe calificó de una “falta de urgencia” costosa.

“El retraso resultante ofreció una oportunidad para que el tirador activo tuviera tiempo adicional para reevaluar y volver a emprender sus acciones mortales dentro del aula”, dice también el informe. “También contribuyó a un retraso en las intervenciones médicas que pudo afectar la capacidad de supervivencia”.

Estipuló además que durante el incidente, “nadie asumió un rol de liderazgo para dirigir la respuesta contra el tirador activo, proporcionar el análisis de la situación a los oficiales que respondieron, establecer algún tipo de comando del incidente o asumir y comunicar claramente el rol de comandante del incidente”.

Según el informe, se produjeron al menos seis disparos diferentes, hubo oficiales heridos, víctimas y se efectuaron unos 45 disparos en presencia de las fuerzas policiales.

“Un tirador activo con acceso a las víctimas nunca debe ser considerado y tratado como un sujeto atrincherado”, decía también el informe, con la palabra “nunca” subrayada en cursiva.

Los funcionarios también obstaculizaron la respuesta, ya que el entonces jefe de policía del distrito escolar, Pete Arredondo, descartó sus radios a su llegada por considerarlas innecesarias. Aunque el Sr. Arredondo intentó comunicarse por teléfono con los oficiales que se encontraban en otra parte del pasillo del colegio, les dijo que no entraran en las aulas “porque él pareció determinar que primero había que sacar a otras víctimas de las aulas cercanas para evitar más heridos”.

Sin embargo, no solo se culpó al Sr. Arredondo. El sheriff del condado de Uvalde, Ruben Nolasco, no tenía capacitación en liderazgo del comando de incidentes, mientras que el jefe de policía en funciones de Uvalde, Mariano Pargas, también fue criticado por el DOJ.

“El fracaso más significativo fue que los oficiales que respondieron debieron haber reconocido inmediatamente el incidente como una situación de tirador activo, utilizando los recursos y equipos suficientes para avanzar de inmediato y continuamente hacia la amenaza hasta que se ingresó a las aulas 111/112 y se eliminara la amenaza”, concluyó el informe, en parte.

La respuesta tardía contrarrestó la capacitación sobre tiradores activos que hace hincapié en enfrentarse al atacante, una norma establecida hace más de dos décadas después de que el tiroteo masivo en la secundaria Columbine demostrara que esperar costaba vidas.

A medida que se ha ido conociendo lo ocurrido durante el tiroteo, las familias de algunas víctimas han calificado a los policías de cobardes y han exigido su renuncia. Al menos cinco oficiales perdieron su empleo, entre ellos dos funcionarios del Departamento de Seguridad Pública de Texas y el comandante en el lugar, el Sr. Arredondo.

Javier Cazares, padre de una niña que murió por los disparos, se pregunta si pudo haber sobrevivido si la policía hubiese respondido antes.

Fuente: The Epoch Times en español