Rusos con banderas a media asta honran con flores a víctimas del atentado en sala de conciertos

0 31

Rusia bajó las banderas a media asta el domingo por un día de luto y acusó rápidamente a dos sospechosos después de que terroristas mataran a decenas de personas en un concierto a las afueras de Moscú en el ataque más mortífero dentro de Rusia en dos décadas.

El presidente Vladimir Putin declaró un día de luto nacional tras comprometerse a castigar a todos los responsables del atentado del viernes por la noche, en el que murieron 137 personas, entre ellas tres niños, y 182 resultaron heridas.

Más de 100 personas permanecen hospitalizadas, algunas de ellas en estado grave. Un vídeo mostró a un Putin de aspecto sombrío encendiendo una vela en una iglesia de su residencia a las afueras de Moscú el domingo por la noche para honrar a los fallecidos.

A primera hora del domingo, la gente depositó flores en el Crocus City Hall, la sala de conciertos con capacidad para 6200 personas de las afueras de Moscú donde cuatro hombres armados irrumpieron justo antes de que el grupo de rock de la era soviética Picnic interpretara su éxito “Afraid of Nothing”. Los hombres dispararon sus armas en ráfagas cortas contra civiles que cayeron gritando.

El grupo terrorista ISIS ha reivindicado la autoría del atentado, pero Putin, que aún no ha nombrado a los que considera responsables, no ha mencionado públicamente a ISIS en relación con los atacantes, que, según dijo, intentaban huir a Ucrania. Dijo que algunos en “el lado ucraniano” se habían preparado para animar a los hombres armados a través de la frontera.

Ucrania ha negado haber participado en el atentado.

El domingo, el tribunal del distrito moscovita de Basmanny acusó a dos sospechosos de actos de terrorismo en relación con el atentado y los nombró Dalerdzhon Barotovich Mirzoyev y Saidakrami Murodali Rachabalizoda, según el canal oficial de Telegram de los tribunales moscovitas.

Según el canal, Mirzoyev, de nacionalidad tayika, se declaró culpable de todos los cargos y el tribunal le impuso prisión preventiva hasta el 22 de mayo.

El atentado del viernes fue el más mortífero en territorio ruso desde el asedio a la escuela de Beslán en 2004, cuando terroristas islamistas tomaron como rehenes a más de 1000 personas, entre ellas cientos de niños.

Dmitri Medvédev, vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso, declaró que Rusia perseguiría a los autores del mortífero tiroteo, vinieran de donde vinieran y fueran quienes fueran.

Ya había hablado anteriormente de la necesidad de enfrentarse a “la muerte con la muerte”, y algunos legisladores han empezado a debatir si debería reintroducirse la pena de muerte para este tipo de delitos.

Por todo Moscú, las vallas publicitarias mostraban la imagen de una sola vela, la fecha del atentado y las palabras “Estamos de luto”. En otras ciudades, la gente depositaba flores.

Países de todo el mundo han expresado su horror por el atentado y han enviado sus condolencias al pueblo ruso.

Sospechosos

Putin dijo que 11 personas habían sido detenidas, incluidos los cuatro presuntos pistoleros, que huyeron de la sala de conciertos y se dirigieron a la región de Bryansk, a unos 340 kilómetros al suroeste de Moscú.

“Intentaron ocultarse y se dirigieron hacia Ucrania, donde, según datos preliminares, se les preparó una ventana en el lado ucraniano para cruzar la frontera estatal”, dijo Putin.

El Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) dijo que los pistoleros tenían contactos en Ucrania y fueron capturados cerca de la frontera.

Con los ojos vendados y las manos esposadas a la espalda, los sospechosos fueron trasladados el domingo a la sede moscovita del Comité de Investigación.

Putin ordenó una invasión a gran escala de Ucrania en febrero de 2022, algo que calificó de operación militar especial necesaria para proteger a Rusia y a los rusohablantes en Ucrania.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, ha acusado a Putin de tratar de desviar la culpa del ataque a la sala de conciertos refiriéndose a Ucrania.

El ISIS, el grupo terrorista islamista que en su día pretendió controlar franjas de Irak y Siria, reivindicó la autoría del atentado en un comunicado difundido en Telegram por la agencia Amaq del grupo. El sábado por la noche, el ISIS publicó en sus canales de Telegram lo que dijo que eran imágenes del ataque.

En imágenes de vídeo publicadas por medios rusos y canales de Telegram con estrechos vínculos con el Kremlin, uno de los sospechosos dijo que le ofrecieron dinero para llevar a cabo el ataque.

“Disparé a la gente”, dijo el sospechoso, con las manos atadas y el pelo sujeto por un interrogador, una bota negra bajo la barbilla, en un ruso pobre y muy acentuado.

Cuando le preguntaron por qué, respondió: “Por dinero”. El hombre dijo que le habían prometido medio millón de rublos (algo más de USD 5000 dólares). Se le mostró respondiendo a preguntas a través de un traductor tayiko.

ISIS

La Casa Blanca dijo que el gobierno de Estados Unidos compartió información con Rusia a principios de este mes sobre un ataque planeado en Moscú, y emitió un aviso público a los estadounidenses en Rusia el 7 de marzo. El ISIS fue el único responsable del atentado.

“No hubo participación ucraniana en absoluto”, declaró la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Adrienne Watson.

Las autoridades rusas se han mostrado contrariadas por los comentarios públicos de Estados Unidos sobre el atentado, los primeros de los cuales se hicieron poco después de conocerse la noticia, y afirman que debe permitirse a los investigadores rusos hacer sus propias averiguaciones.

Estados Unidos y otros países occidentales cuyas relaciones con Moscú han sido tensas por la guerra de Ucrania también han enviado mensajes de condolencia al pueblo ruso.

Fuente: Agencias