Senado de Estados Unidos reanuda difíciles conversaciones sobre fondos para la frontera sur y Ucrania

0 21

El Senado de Estados Unidos está listo para regresar al Capitolio el lunes y reanudar las negociaciones sobre un paquete de medidas para financiar Ucrania y asegurar la frontera sur, incluso con los legisladores de la Cámara estando fuera.

Los legisladores tienen varios obstáculos que superar antes de llegar a un acuerdo.

Durante meses, republicanos y demócratas en la cámara alta han tratado de llegar a un acuerdo para fortalecer la política de Estados Unidos en la frontera sur del país a cambio de ayuda adicional a las naciones aliadas como Ucrania e Israel.

Entre los negociadores del acuerdo figuran los senadores James Lankford (R-Okla.), Kyrsten Sinema (I-Ariz.), Chris Murphy (D-Conn.), y los líderes de ambos partidos en el Senado. Recientemente, las negociaciones han incluido también a representantes de la Casa Blanca y al secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

La reanudación de las negociaciones se produce en un momento en que las encuestas muestran un apoyo cada vez menor a la gestión del presidente Joe Biden sobre la frontera, con datos de Fox News que muestran que hasta el 66 por ciento de los estadounidenses la desaprueban.

Desde que el presidente Biden asumió el cargo, más de 6 millones de extranjeros ilegales han ingresado al país a través de la frontera sur, sobrecargando los recursos de las ciudades situadas a lo largo de los miles de kilómetros de frontera.

En el Senado, las negociaciones se han mantenido en silencio sobre los detalles, pero han surgido algunos temas generales.

Estos incluyen informes de que los negociadores están considerando el estándar de temor creíble para buscar asilo, lo que reduciría en gran medida las solicitudes de asilo, y están ampliando las detenciones y deportaciones, incluyendo potencialmente la adopción de una política similar al Título 42, que daría a los agentes de la Patrulla Fronteriza mayor discreción para alejar a los extranjeros ilegales en la frontera.

Los senadores republicanos dicen que este tipo de concesiones son lo mínimo, mientras que los representantes republicanos de la cámara baja pretenden lograr una reforma más integral similar a la contenida en el proyecto de ley de inmigración H.R. 2.

Es improbable un acuerdo rápido, dice Graham

A principios de este mes, las negociaciones para un acuerdo sobre fondos a Ucrania y la frontera sur de Estados Unidos fracasaron tras llegar a un punto muerto. Las conversaciones se reanudaron, pero el senador Lindsey Graham (R-S.C.) y otros dicen que no se espera un cambio rápido.

Ahora, los legisladores están resumiendo las conversaciones después de que el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (D-N.Y.), decidiera posponer el receso festivo, inicialmente previsto para comenzar el 14 de diciembre, con el fin de ganar más tiempo para llegar a un acuerdo.

Los senadores John Cornyn (R-Texas) y Chris Van Hollen (D-Maryland), durante sus declaraciones en unos programas dominicales, coincidieron con un sentimiento ambiguo, pero dijeron que los negociadores “están logrando progresos”.

Sin embargo, algunos comentaristas, incluido el Sr. Graham, tienen dudas sobre si se puede llegar a un acuerdo antes del día de Año Nuevo en medio de las disputas, no solo entre los dos partidos principales, sino también entre ambas cámaras del Congreso.

Durante sus declaraciones en el programa Meet the Press, se le preguntó al Sr. Graham sobre las perspectivas de llegar a un acuerdo antes de 2024.

“No, creo que esto continuará el próximo año”, respondió el senador, citando conversaciones con los negociadores. “No estamos ni cerca de llegar a un acuerdo. Esto se extenderá el próximo año”.

Los republicanos “no van a ceder ante un parche curita”, añadió el legislador.

Muchos observadores están de acuerdo con la evaluación del Sr. Graham de que cualquier acuerdo rápido es una posibilidad remota, particularmente porque la Cámara ya abandonó Washington para su receso navideño.

Un miembro del personal del presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson (R-La.), no se comprometió a través de un correo electrónico a The Epoch Times, en decir si la Cámara regresaría si se llega a un acuerdo.

“No podemos especular sobre la hipótesis”, dijo el personal. “La Cámara lideró y aprobó un proyecto de ley sobre la frontera, el H.R. 2, hace meses, y sobre ayuda a Israel, hace semanas. El presidente y el Senado no han actuado sobre el tema”.

Corresponderá al Sr. Johnson volver a convocar a la Cámara en caso de que se llegue a un acuerdo.

La Casa Blanca, por su parte, acusó a la Cámara de estar más interesada en “irse de vacaciones” que en abordar preocupaciones de seguridad nacional.

División de la Cámara y el Senado

Para agravar las dificultades de un cambio rápido están los desacuerdos entre los legisladores de ambos partidos en la Cámara y el Senado.

Los representantes republicanos de la cámara baja han exigido un paquete mucho más cercano al de H.R. 2 a cambio de financiación para Ucrania, un listón mucho más alto que el que actualmente persiguen los negociadores del Senado.

Mientras tanto, los miembros de ambos partidos están frustrados por la sensación de haber sido excluidos de las conversaciones.

El representante Tony González (R-Texas), calificó las propuestas provenientes del Senado, incluido el aumento del estándar de miedo creíble y el aumento de las deportaciones, como “un buen comienzo”, de acuerdo a sus declaraciones en el programa Face the Nation de CBS.

Pero dijo que sería necesario más para lograr que el paquete obtenga los 218 votos requeridos en la cámara baja, incluida la designación de los cárteles mexicanos como organizaciones terroristas y “responsabilizar a estos contrabandistas que causan daño y matan a estadounidenses”.

Fuente: The Epoch Times en español