Sobrevivientes del Holocausto marchan en Auschwitz ensombrecidos tras ataque de Hamás

0 5

Los sobrevivientes del Holocausto y del ataque del 7 de octubre contra Israel estuvieron entre los miles que participaron el lunes en la Marcha de los Vivos, una marcha conmemorativa anual en el sitio de Auschwitz que rinde homenaje a los 6 millones de judíos asesinados por la Alemania nazi y que rinde homenaje al Estado de Israel.

Este año, el ambiente en la marcha se vio ensombrecido por la guerra en Gaza tras el ataque del grupo terrorista Hamás contra Israel en octubre, la violencia más mortífera contra los judíos desde que el régimen de Adolf Hitler intentara destruir a toda la población judía de Europa.

Ese ataque, en el que terroristas de Hamás mataron a unas 1200 personas, en su mayoría civiles, y tomaron como rehenes a unas 250 personas, provocó la respuesta del ejército israelí que ha llevado a cabo operaciones en Gaza para erradicar a Hamás y ha dejado a más de 30,000 civiles fallecidos, según el Ministerio de Salud de Gaza. El Ministerio de Salud de Gaza no distingue entre civiles y terroristas de Hamás.

La respuesta de Israel en Gaza ha suscitado protestas antisemitas, incluso en muchos campus universitarios estadounidenses.

En la ciudad polaca de Oswiecim, un pequeño grupo de manifestantes pro-Palestina que ondeaban banderas palestinas permanecieron al costado de la carretera mientras los participantes marchaban con banderas israelíes desde el emplazamiento de Auschwitz en la ciudad polaca de Oswiecim hasta el de Birkenau, a unos 3 kilómetros (2 millas) de distancia. La zona estuvo bajo ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial y hoy el estado polaco conserva los antiguos campos de exterminio como monumentos conmemorativos.

La marcha tuvo lugar en el Día de Conmemoración del Holocausto en el calendario judío. Un paisaje sombrío de torres de vigilancia y cuarteles se llenó con el azul y el blanco de las banderas israelíes, una celebración de la supervivencia judía en el lugar del genocidio.

El evento, que ya cumple 36 años, suele atraer a miles de participantes, incluidos sobrevivientes del Holocausto y estudiantes, líderes y políticos judíos. Este año también se sumaron rehenes israelíes liberados del cautiverio en Gaza y familias cuyos parientes aún se encuentran cautivos.

Judith Tzamir, una sobreviviente del Holocausto de Alemania que se mudó a Israel en 1964, había evitado durante mucho tiempo visitar Auschwitz. Pero se inspiró para unirse a la marcha de este año después de que su kibutz repeliera un ataque de Hamás el 7 de octubre.

«Mira, trato de no recordarlo todo el tiempo. Pero el 7 de octubre me lo recordó muy, muy duramente», dijo en el lugar del antiguo campo de exterminio a The Associated Press. «Y ese fue un momento en el que decidí, ‘está bien, este es el momento en que deberías ir a Auschwitz. Para verlo, incluso para mí misma, recordarlo de nuevo».

En medio de las protestas pro-Palestina que han sacudido los campus estadounidenses, el rabino Ari Berman, presidente de la Universidad Yeshiva de Nueva York, encabezó una delegación de líderes de universidades católicas, evangélicas e históricamente negras.

«El mensaje aquí es claro. Los peligros de permitir que el odio no se controle son reales. Y no necesitamos llegar a los vagones de ganado para que esto sea inconcebible e inaceptable», dijo, refiriéndose a los vagones de ganado utilizados para transportar judíos a sus muertes en campos bajo la ocupación alemana en tiempos de guerra.

Dijo que era esencial que los líderes universitarios «denunciaran, y en términos muy claros, cuando hay intimidación, odio y antisemitismo. Lo estamos viendo en los campus y en las universidades, y necesita tener una respuesta».

Algunos de los que habían planeado asistir tuvieron que cancelar para lidiar con las protestas en casa, dijo Berman a AP, aunque no los nombró.

Fuente: Agencias