Tras meses de protestas, la UE aprueba la revisión de su política agrícola

0 4

La Unión Europea (UE) adoptó el 13 de mayo la revisión de sus normas agrícolas para responder a las preocupaciones planteadas por los agricultores durante las protestas masivas de los últimos meses en toda Europa.

El Consejo de la Unión Europea, uno de los dos órganos legislativos de la UE, adoptó los cambios de sus planes estratégicos, financiación y reglamentos de monitoreo de la Política Agrícola Común (PAC) de la UE, según una declaración del 13 de mayo.

Según el consejo, la normativa se actualizó para simplificar las reglas y para reducir las cargas administrativas de los responsables del bloque. La mayoría de los 27 representantes del Consejo —uno por cada Estado miembro de la UE a nivel ministerial, agrupados por políticas— votaron a favor de la revisión, con la única abstención de Alemania.

Las enmiendas fueron propuestas en marzo por la Comisión Europea, brazo ejecutivo del bloque, en respuesta a las protestas de los agricultores de toda Europa. Las protestas se dirigían contra las restricciones impuestas por el plan europeo «Pacto Verde», cuyo objetivo es mitigar el cambio climático y hacer frente a la competencia desleal en el mercado de la UE, sobre todo en lo que respecta a los productos procedentes de Ucrania.

El Pacto Verde Europeo es la iniciativa de la Unión Europea para luchar contra el cambio climático y la degradación del medio ambiente, que la UE considera «una amenaza existencial para Europa y el mundo», según una declaración de la normativa de la Comisión Europea.

«La Comisión Europea adoptó un conjunto de propuestas para que las políticas climáticas, energéticas, de transporte y fiscales de la UE sean aptas para reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55% para 2030, en comparación con los niveles de 1990», con el objetivo final de «ninguna emisión neta de gases de efecto invernadero para 2050», dijo la Comisión en la declaración.

Según la Comisión Europea, la política agrícola de la UE está estrechamente vinculada a la mitigación del cambio climático. Su objetivo es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la agricultura y capturar y almacenar el dióxido de carbono del aire.

Estas estrictas normas medioambientales aumentan los costos de cultivo de los agricultores, lo que hace que los productos agrícolas producidos en la UE sean menos competitivos que los productos agroalimentarios de fuera de la UE.

Por ejemplo, la producción agrícola ucraniana no tiene que cumplir las estrictas normas de la UE, lo que permite vender los productos agroalimentarios ucranianos a precios más bajos en el mercado comunitario. La situación se agravó cuando, para ayudar a Ucrania tras la invasión rusa, la UE renunció a imponer aranceles a las importaciones de alimentos ucranianos, repercutiendo en los agricultores de la UE, especialmente en los países fronterizos con Ucrania, como Polonia.

El Parlamento Europeo aprobó la revisión de la Política Agrícola Común de la UE a finales de abril.

Revisión de la Política Agrícola Común de la UE

La revisión recién aprobada modificará la Política Agrícola Común (PAC) para los años 2017-2023, y la nueva PAC enmendada «se aplicará íntegramente a partir de enero de 2023», según el Consejo.

En virtud de la nueva ley, las explotaciones más pequeñas, de menos de 10 hectáreas, quedarán exentas de controles y sanciones por incumplimiento de algunas normas agrícolas de la UE, según una declaración.

Estas exenciones se aplicarán al 65% de los agricultores que reciben subvenciones de la UE, pero solo representarán el 10% de las tierras de la UE. Esto reducirá «la carga administrativa para muchos», al tiempo que permitirá a la UE mantener sus objetivos en materia de cambio climático y medio ambiente, según el Consejo Europeo.

Los Estados miembros de la UE también tendrán más margen de maniobra a la hora de aplicar el requisito de mantener la proporción de pastos permanentes respecto a la superficie agrícola por encima del 5%, según la declaración.

Los países también tendrán más flexibilidad para conceder a sus agricultores exenciones del cumplimiento de algunas normas de la UE en casos de condiciones meteorológicas extremas, según la declaración.

La normativa revisada permitirá a los agricultores diversificar los cultivos en lugar de emplear prácticas de rotación de cultivos.

Los países de la UE también pueden eximir a sus agricultores de algunas normas agrarias si tienen dificultades para aplicarlas o en casos de condiciones meteorológicas extremas.

Protestas de los agricultores

Las protestas de los agricultores europeos comenzaron en los Países Bajos en 2019, cuando más de 2000 tractores holandeses bloquearon las autopistas y carreteras en respuesta a un anuncio de que las explotaciones ganaderas tendrían que ser compradas y cerradas para reducir las emisiones de nitrógeno.

A principios de este año, las protestas de los agricultores estallaron en toda Europa. Agricultores de Bélgica, Francia, Alemania, Grecia, Irlanda, Polonia, Portugal, Países Bajos y España organizaron manifestaciones y protestas contra las limitaciones que les imponen las medidas de la UE para hacer frente al cambio climático, el aumento de los costos y la competencia desleal de los países no comunitarios.

La norma de la UE que obligaba a los agricultores a mantener en barbecho o improductivas el 4% de sus tierras cultivables —ahora suavizada por las enmiendas— afectó especialmente a los pequeños agricultores.

Fuente: Agencias