Trump pregunta si manifestantes de Columbia tendrán “el mismo tipo de trato» que los del 6 de enero

0 4

Mientras la Universidad de Columbia planea suspender a ciertos manifestantes pro-palestinos después de rechazar las demandas para que la escuela revele y desinvierta en Israel, el expresidente Donald Trump preguntó si los que secuestraron Hamilton Hall se enfrentarán a consecuencias similares a los acusados del 6 de enero.

En el último mes han estallado protestas propalestinas en universidades de todo el país, como la Universidad del Sur de California, la Universidad de Texas en Austin, Virginia Tech y la Universidad de Carolina del Norte, entre otras.

La policía ha detenido a casi 1000 estudiantes y profesores, y algunos legisladores y estudiantes se están oponiendo a las manifestaciones que temen se estén volviendo cada vez más antisemitas y amenacen la seguridad del campus.

El presidente Trump habló con los periodistas el 30 de abril mientras estaba de pie fuera de la sala del tribunal de Manhattan donde se enfrenta a un juicio penal por su presunto «esquema» de «pagos por silencio» de 2016.

«Todo este país está levantado en armas, irrumpiendo en las universidades, golpeando el infierno de la Universidad de Columbia», dijo el presidente Trump, y agregó que es un «gran problema» que los manifestantes tomaran todo un edificio — Hamilton Hall — en el campus de la ciudad de Nueva York.

Y me pregunto si lo que les va a pasar será algo comparable a lo que pasó el [6 de enero], porque están haciendo mucha destrucción, muchos daños, mucha gente saliendo muy malherida.

El expresidente cuestionó que los manifestantes del Hamilton Hall reciban el «mismo tipo de trato» que los implicados en el 6 de enero.

«Vamos a ver cómo se resuelve todo eso. Creo que puedo darle la respuesta ahora mismo. Y es por eso que la gente ha perdido la fe en nuestro sistema judicial», dijo el presidente Trump, sugiriendo aparentemente que los estudiantes serían tratados de manera diferente por sus acciones.

El expresidente ha criticado al presidente Joe Biden por las protestas pro-palestinas en los campus universitarios estadounidenses en las últimas semanas, culpando a la gestión de su administración de la guerra entre Israel y Hamás como el nexo para la reacción estudiantil.

El presidente Biden también se enfrentó a la oposición de los musulmanes estadounidenses de Michigan, que iniciaron una campaña para votar «no comprometido» en las primarias demócratas del estado en febrero.

Con muchos estudiantes pro-palestinos expresando también su desdén por el presidente, algunos expertos se preguntan cómo afectará todo esto a sus posibilidades de reelección en noviembre.

Las manifestaciones ejercen presión mientras el gobierno de Biden negocia un alto el fuego, presionando a Hamás para que libere a sus rehenes y a Israel para que reduzca las bajas palestinas.

Con la Convención Nacional Demócrata de agosto en el horizonte, las protestas en el campus corren el riesgo de repetir los violentos disturbios que se vieron fuera de la que se celebró en Chicago en 1968, cuando los manifestantes contra la guerra de Vietnam se enfrentaron a la policía.

Aquellas escenas, según algunos demócratas, contribuyeron a la victoria del expresidente Richard Nixon.

«Si esto acaba con Columbia, es una cosa», dijo el historiador Angus Johnston, que se centra en el activismo universitario. «Si esto envía al movimiento estudiantil nacional a un nuevo lugar, esa es una situación muy diferente».

Los manifestantes tomaron y atrincheraron el Hamilton Hall de la Universidad de Columbia el 30 de abril mientras gritaban consignas y cánticos pro palestinos.

En respuesta, las autoridades universitarias cerraron el campus a todos, excepto a los empleados esenciales y a los estudiantes del campus.

El 30 de abril, la Casa Blanca denunció las protestas, calificándolas de «no pacíficas» y de «enfoque equivocado».

«El presidente cree que tomar por la fuerza un edificio del campus es un enfoque absolutamente equivocado. Ese no es un ejemplo de protestas pacíficas», dijo el asesor de seguridad nacional John Kirby a los periodistas durante una llamada.

El presidente Trump había dicho anteriormente que la manifestación «Unite the Right» de Charlottesville de 2017 fue un «cacahuete» en comparación con las protestas estudiantiles propalestinas.

Sin embargo, sus declaraciones del 30 de abril son la primera vez que compara las protestas con las del 6 de enero, cuando un grupo de sus partidarios irrumpió en el Capitolio para retrasar la certificación de los resultados de las elecciones de 2020, lo que provocó vandalismo, violencia, detenciones y años de procesos judiciales en curso.

El número de arrestos del 6 de enero ha ascendido a cientos, y el presidente Trump se enfrenta a cargos penales por los disturbios en el caso del asesor especial del Departamento de Justicia Jack Smith en Washington.

El presidente Trump ha prometido indultar a los acusados del 6 de enero si gana las elecciones, diciendo que estaría entre sus primeros deberes como presidente, junto con cerrar la frontera y perforar en busca de petróleo.

El candidato independiente Robert F. Kennedy Jr. rompió en abril los lazos con un contratista de marketing que envió un correo electrónico para la campaña en el que llamaba a los alborotadores «activistas del 6 de enero».

Sin embargo, el Sr. Kennedy aclaró en un comunicado que le «preocupa la posibilidad de que objetivos políticos motivaran el vigor de la persecución de los acusados [del 6 de enero]» y que quiere «escuchar a todas las partes» en relación con el polémico asunto.

Cuando se le preguntó en marzo si indultaría a los acusados del 6 de enero, Kennedy dijo que no haría comentarios al respecto hasta después de ganar las elecciones generales de noviembre.

Sin embargo, afirmó que, si llegaba a la presidencia, indultaría al contratista de los servicios de inteligencia estadounidenses Edward Snowden y al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

Fuente: Agencias