Internacional

Twitter suspende a médico que compartió estudio sobre disminución de semen por vacuna de Pfizer

Twitter suspendió a un médico por compartir el estudio que muestra que los hombres que recibieron la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer tenían niveles más bajos de semen y una pérdida en el conteo de espermatozoides.

El Dr. Andrew Bostom, del Centro de Atención Primaria y Prevención de la Universidad de Brown, compartió el estudio revisado por pares el 19 de junio.

Twitter informó a Bostom que la misiva violaba su política contra la “difusión de información engañosa y potencialmente dañina relacionada con el COVID-19, según un mensaje revisado por The Epoch Times. La cuenta de Bostom fue suspendida por la publicación.

“Eso parece encajar en todo el patrón de silenciar la discusión abierta”, le dijo Bostom a The Epoch Times.

Twitter no respondió a una solicitud de comentarios.

La publicación de Bostom incluía un enlace al estudio israelí, que analizó el semen y el esperma en hombres que recibieron dos dosis, o una serie primaria, de la vacuna de Pfizer.

El estudio se publicó Internet antes de su publicación en Andrology.

Los investigadores encontraron que los hombres tenían niveles más bajos de concentración de semen y una menor cantidad de espermatozoides después de recibir la vacuna.

Alegaron que los problemas se resolvían después de 150 días, pero las cifras del trabajo en realidad sugerían que no era así. Los autores escribieron que los valores “no alcanzaron significación estadística”.

En su post, Bostom escribió que la vacunación primaria con la vacuna de Pfizer “perjudica temporalmente la concentración de semen y el recuento total de células móviles entre los donantes de semen, con un aparente rebote a los 5 meses, pero no hay datos sobre el efecto de los refuerzos”.

“¿El refuerzo produce otra disminución?”, se preguntó el médico.

“Entendí lo que realmente mostraron, que es que algunas de las métricas, ya sean los recuentos o la motilidad, seguían deprimidas”, le dijo Bostom a The Epoch Times. “Y utilicé su terminología… No hice nada para exagerar sus hallazgos”.

Los autores dijeron que excluyeron a los hombres con refuerzos de la vacuna.

“Solo señalé que, si esto sucede con la primera serie de vacunas, tal vez si toman a estos tipos y tienen datos sobre las personas que fueron donantes de semen y les habían dado refuerzos, cuando los siguieron después del refuerzo, verían otro ciclo de disminución [de semen], y tal vez estaría con una disminución, quién sabe, ¿estaría más con menos [semen]? ¿Duraría más el efecto? Simplemente no tenemos datos sobre eso”, dijo Bostom. “Entonces esa fue la única otra cosa que puse en mi tweet: Que simplemente no sabemos cuál será el efecto de los refuerzos. No sé por qué nada de eso era tan importante”.

Twitter no respondió a una solicitud de comentarios.

Al menos otra figura prominente ha compartido el estudio y no se ha visto afectada.

El Dr. Peter McCullough, cardiólogo, compartió en Twitter una captura de pantalla del artículo de The Epoch Times junto con una imagen del estudio que destaca cómo los hombres aún tenían una concentración de semen y un recuento de espermatozoides más bajos cuando se midieron 150 días o más después de recibir la vacuna.

“El uso indiscriminado en lugar de un despliegue dirigido y estratificado de riesgos de la EUA (autorización de uso de emergencia) ha dado lugar a una miríada de preocupaciones. Nunca se debe aplicar, de forma generalizada un nuevo agente biológico experimental, en una gran población sin evaluar la estratificación del riesgo”, escribió McCullough.

Fuente: The Epoch Times en español

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
consectetur Praesent Sed dolor suscipit id, odio fringilla